lunes, 26 de diciembre de 2011

El Betis vuelve a ser 'presa' del Córdoba en la Copa del Rey

http://www.teinteresa.es/deportes/Cordoba-elimina-Betis-Copa_TINIMA20111221_1304_5.jpg
El equipo cordobés pasa a octavos de final de la competición

JUANJO BAENA / EFE

El real Betis volvió a ser "presa" del Córdoba en la Copa del Rey, pese a que hoy venció (2-1) en la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, en un partido que por su calidad (?) no será recordado por los aficionados.

El Betis, una vez más, jugó sin ritmo, sin fútbol y sin garra ante un rival que hizo lo necesario para llevarse la eliminatoria, como lo hizo en el 2009, en la primera vez que se enfrentaban los dos equipos en la competición del KO (entonces se impuso 1-2).

El Córdoba supo aprovechar las indecisiones y fragilidad de la defensa verdiblanca para poner la eliminatoria a favor. Así, a los 17 minutos Borja García aprovechó un acercamiento al marco de Fabricio al que batió de tiro cruzado y por bajo.

Mazazo a la moral de los verdiblancos que acusaron porque su juego, una vez más, careció de ideas, y ni siquiera el jugar con cuatro delanteros (Pozuelo, Rubén Castro, Jefferson Montero y Molina) hizo que las ocasiones fueran de los béticos.

Dos jugadas frtuitas dieron al Betis sendos problemas, porque Amaya tuvo que retirarse lesionado, en el minuto 21, y sustituido por Iriney; y el meta Fabricio, siete minutos más tarde fue retirado en camilla, tras recibir un golpe fortuito de un atacante del Córdoba, en una ocasión peligrosa en el área bética.

No obstante, pasada la media hora de juego, Jorge Molina acertó a remachar un balón cabeceado por Rubén Castro, para poner las tablas en el marcador (1-1)
El segundo tiempo lo afrontó el Betis con otra mentalidad más ambiciosa, pero sin demasiada convicción, ante un Córdoba que jugó al contragolpe.

Marcó otra vez el "pichichi" Molina, para poner un esperanzador (para la afición) 2-1, pero las opciones se fueron diluyendo con el paso del tiempo.

Pudo empatar Borja García, en lanzamiento desde casi el medio del campo y Goitia retrocedió lo justo para despejar por encima del travesaño.
Amago el Córdoba un par de veces, con el consentimiento de la cobertura bética, por medio de Borja.

Los cordobesistas apenas si pasaron muchos apuros en últimos minutos pese a los intentos de los verdiblancos por dar la vuelta a la eliminatoria.


Ficha técnica: 2 - Real Betis: Fabricio (Goitia, m.28), Nelson (Roque Santa Cruz, m.75), Amaya (Iriney, m.21), Dorado, Alex Martínez; Beñat, Cañas; Pozuelo, Rubén Castro, Jefferson Montero; y Jorge Molina. 1 - Córdoba: Arias; Fernández, Gaspar, Tena, Cerra; López Garai, Borja (Alberto, m.75), Javi Hervás, López Silva, Pepe Díaz (Caballero, m.55) y Charles (Patiño, m.80). Goles: 0-1. m.17, Borja García. 1-1. m. 33, Jorge Molina. 2-1.54. Molina Arbitro: Eduardo Iturralde González (c.vasco). Expulsó a Cerra, por doble amarilla (m.83. m.88), además mostró tarjeta amarilla a Amaya (m.12), Jefferson Montero (m.13), Gaspar (m.41), Tena (m.46+), Hervás (m.69) Arias (m.82), Incidencias: Partido de vuelta de dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Benito Villamarín ante algo más de 27.000 espectadores en noche fría (nueve grados). Terreno de juego en buenas condiciones.


video

Enlace del video: marca.com

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Alberto salva un punto para el Córdoba

http://videos.grupojoly.com//0000987000/0000987263.JPG
Aitor estrelló un balón en el larguero de la portería blanquiverde


JOSÉ M. DOMÍNGUEZ. CÓRDOBA // marca.com

FOTOGRAFÍA: eldiadecordoba.es


La hermandad deja un punto en cada casa. Dieron las seis después de una jornada de perol y convivencia para las aficiones del Córdoba y el Recreativo, y tocaba fútbol. Sin embargo, la fiesta no se trasladó en forma de goles al verde de El Arcángel, en parte por la poca puntería de los atacantes blanquiverdes, pero, sobre todo, por la sensacional actuación de Alberto García, que blindó su portería con un repertorio de paradas soberbio.

Los cánticos y el buen ambiente habían ido haciéndose dueños de El Arcángel y parecía que pocos recordaban que en juego estaban tres puntos que pueden ser vitales en una categoría de plata tan competida como la española. El partido fue ganando en intensidad muy poco a poco, y a ello contribuyó especialmente el ex cordobesista, Asen, muy motivado en su vuelta a la ciudad califal.

Las primeras ocasiones llegaron por medio de disparos de media distancia. Primero fue borja quien, pasados los 20 primeros minutos, probó fortuna desde la frontal. Su disparo salió desviado por poco. Y en el 33’ fue Manolo Martínez el que puso a prueba a Alberto García por primera vez, con un chut muy potente desde el balcón del área que el meta catalán rechazó con apuros.

Los de Jémez no se parecían a sí mismos y, aunque trataban de llevar la manija del encuentro, no encontraban esas triangulaciones que han puesto a Córdoba en el mapa del buen fútbol nacional. Se les apagaba la luz cuando pisaban la zona de tres cuartos. Así, tras una pérdida de balón en la medular, pudo adelantarse el conjunto visitante al filo del descanso. Los puntas recreativistas llevaron la contra de forma magistral, pero Aitor no pudo batir a un Alberto que ya empezaba a dar muestras de que iba a ser su día con otro paradón.

Y a renglón seguido, fue Patiño el que rozó el gol con un disparo a la media vuelta que rozó la cepa del palo del arco defendido por Manu Fernández. No había tiempo para más en la primera mitad. El partido necesitaba pólvora y poca quedaba en los banquillos.

Recital de Alberto bajo palos
Con los mismos hombres sobre el campo, tras la reanudación, Aitor decidió echarse el equipo a la espalda y pudo marcar con dos lanzamientos lejanos. El segundo, cargado de intención, golpeó el travesaño. El Córdoba quería, pero no podía dominar a un Decano que se hacía cada vez más acreedor del triunfo, porque suyas eran las ocasiones.

Sergi Enrich volvió a toparse con un Alberto colosal con un remate a bocajarro. El meta catalán debió ganar adeptos entre el público cordobés, que parece haberse decantado por su compañero Carlos Arias, porque dio una exhibición; una demostración inapelable de por qué su técnico deposita sobre él su confianza para la competición liguera en detrimento de otro enorme portero. La competencia siempre hace mejores a los buenos arqueros, y este caso no es una excepción.

Bajo los otros palos, también se lució Manu Fernández, que voló para evitar el tanto de López Silva y enviarlo a córner. La jugada acabaría, tras cambiar de banda, en los pies de Pepe Díaz, que rozó el poste con un disparo raso que se vio dentro.

El choque entró en su recta final y parecía que los hermanos daban por bueno el punto. Más valía no pelearse por él, porque ninguna defensa parecía muy segura a estas alturas de encuentro. Javi Álamo hizo sufrir a la del Córdoba por la banda derecha. En otra recuperación que los atacantes recreativistas convirtieron en ocasión de gol, tuvo la mejor del partido. Se plantó solo desde el perfil derecho ante Alberto, pero el héroe de la noche cordobesa estuvo inmenso en el mano a mano. Imbatible, merecedor del clásico punto que el conjunto blanquiverde se queda en casa después de un día con su hermano mayor.


Ficha técnica
0 - Córdoba: Alberto García; Fernández, David Prieto, Gaspar, Fuentes (Cerra, m. 74); Borja García, Javi Hervás, López Garai, López Silva; Pepe Díaz (Quero, m. 81) y Patiño (Balsas, m. 64).
0 - Recreativo: Manu Fernández; Córcoles, Bonaque, Manolo Martínez, Cifu; Javi Álamo, Matamala, Zambrano (Arcas, m.71), Aitor; Asen (Juan Villar, m. 62) y Sergi Enrich (Pablo Sánchez, m.80).
Árbitro: Hernández Hernández (Comité Canario), que amonestó a los recreativistas Matamala y Aitor.
Incidencias: Partido disputado en El Arcángel, con terreno de juego en irregulares condiciones, ante 7.753 espectadores, con unos 150 recreativistas. Antes del inicio los jugadores de ambos equipos portaron una pancarta alusiva a los niños Ruth y José, desaparecidos hace casi dos meses.




video

Enlace de video: marca.com

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Un Córdoba mágico regresa a su senda y ningunea al Betis

http://videos.grupojoly.com//0000984500/0000984937.JPG
Un Córdoba mágico regresa a su senda y ningunea al Betis

IGNACIO LUQUE / Diario Córdoba

Fotografia: eldiadecordoba.es

1 - Córdoba CF: Carlos Arias; Fernández, Gaspar, Tena, Fuentes; Borja García, Javi Hervás (Caballero, min. 70), López Garai, Quero (López Silva, min. 61); Charles y Patiño (Pepe Díaz, min. 78).

0 - Real Betis: Fabricio; Chica, Ustaritz, Amaya, Tosic; Cañas, Matilla (Iriney, min. 75), Juanma, Jefferson Montero (Momo, min. 82); Santa Cruz (Pozuelo, min. 70) y Jorge Molina.

Gol: (90') Centro de Fernández que cabecea Pepe Díaz, casi rozando el balón, a la red.

Arbitro: Delgado Ferreiro (C. Vasco). Desigual en la ventaja y dando bula a la defensa rival para las faltas reiteradas. Amonestó a Fernández (84') por parte blanquiverde, mientras que por la bética fueron amonestados Amaya (11'), Tosic (25'), Ustaritz (41') y Cañas (81').

Campo: Estadio Municipal El Arcángel. 7.300 espectadores que dejaron en taquilla 137.000 euros. Terreno de juego con el aprobado raspado.

A este Córdoba hay que echarle por delante el equipo de Primera, el mejor del que se pueda disponer. Y a tope. A este Córdoba no le asustan los nombres. Ni el del club que toque ni el de cada uno de los componentes del conjunto al que se enfrente. En definitiva, este Córdoba, como los toros serios y complicados, como decía el matador, "pide el carné". Esa es la lección que aprendió anoche Pepe Mel.

Paco Jémez volvió a su génesis: dos puntas (Charles y Patiño) y una pareja escalonada en la medular formada por López Garai y Javi Hervás. En las bandas, Borja y Quero, que dio descanso a López Silva pero no tuvo su noche, todo hay que decirlo. Por su parte, el Betis saltaba con un once que difería del habitual, pero con hombres como Jorge Molina, Roque Santa Cruz, Juanma o Cañas. El problema de la escuadra verdiblanca es que sus debilidades, esas que intentó disimular durante gran parte del encuentro, fueron sacadas al aire sin disimulo por un Córdoba que cuajó una notable primera parte, aun sin ser del todo el equipo que se mantiene en puestos de eliminatoria de ascenso a Primera. Vuelve a parecerse. Regresa a su camino, ese que nunca debió abandonar. Y por esa senda demostró que el rival tiene elementos que no están (casi) ni para sacar del centro del campo. En concreto, con dos de ellos bien haría el cuerpo técnico bético en quitarle el librito con los conceptos tácticos a aprender y regalarles para Navidad El método Dukan . No es de recibo.

Por ello, el Betis intentó plantear un encuentro al paso, sin excesivos picos de euforia y cortando el juego blanquiverde de cualquier forma. Y eso es lo que hizo en defensa bajo la aquiescencia de Delgado Ferreiro. Nuevo apunte a repetir y a apuntar por parte de los cordobesistas (no es la primera vez que ocurre y que se recuerda): si en 40 minutos tres de los cuatro defensas están amonestados hay que forzar, llegar al límite, comprometer, colocar en el filo de la navaja a esa zaga a la que ya no le queda otra. Porque Tosic, por ejemplo, debió irse a la ducha media hora antes de finalizar el partido como mínimo.

El Córdoba se encontró con la paradoja: a los 10 segundos de partido pudo ya desnivelar el marcador por medio de Charles que, solo ante Fabricio, tiró al muñeco . Y cuando quedaban 10 segundos para que el electrónico señalara el minuto 90 fue Pepe Díaz el que hacía justicia (rácana) en el marcador tras un gran centro de Fernández que el cuco tocó de cabeza, apenas rozando con la testa el esférico, para que éste saliera completamente cruzado al palo al que era imposible que llegara el meta verdiblanco.

En esa primera parte el Córdoba probó de todo: atolondrar al rival combinando en banda por medio de Borja, mandarle balones a Charles en la frontal del área (genial el arabesco que realizó para habilitar a Patiño, que no llegó por muy poco) y centros desde la banda con incorporaciones de Cerra y de Fernández. Por probar, hasta dio medio pasito atrás para dejar divagar ese tran-tran bético para intentar cogerle a la contra. Pero no hubo forma. Injusta igualada en el descanso y más injusta (si hubiera finalizado en gol) una de las dos ocasiones visitantes al volver de vestuarios.

Entre ese inicio y el final, la mayoría del segundo acto estuvo marcada por la falta de precisión local y por el triste cariz que tomaba el juego rival: saques en largo de Fabricio o, en su defecto, pelotazos de sus centrales buscando a Molina o Santa Cruz. No había otra posibilidad. O ellos o, con suerte, segundas jugadas. Incluso, los béticos hicieron amago de partirse en algún que otro momento. Por su parte, el Córdoba llegaba, aunque con menos claridad. Pero los cambios surtieron efecto.

Incluso en el minuto 90 los de Jémez buscaban juego. Garai, López Silva, Caballero... El balón termina en Fernández, que corre la banda y lanza un centro perfecto para que Pepe convierta en mágica una noche, una temporada, un final de 2011 muy opuesto al inicio de año en la casa blanquiverde. Un Córdoba que empequeñece a un rival de Primera y que busca su particular premio gordo de Navidad.



martes, 13 de diciembre de 2011

'Nástic de plástic' (0-0)

http://videos.grupojoly.com//0000982000/0000982388.jpg

El Córdoba salva un punto en Tarragona después de no funcionarle la variante táctica, ser maniatado por los locales en todo el partido y sufrir una actuación arbitral más que discutible

IGNACIO LUQUE/ Diario Córdoba

Fotografia: eldiadecordoba.es

0. Gimàstic: Rubén; Sergio Juste, Mairata, Álex Ortiz (Eloy Gila, min.77), Mingo; Rodri, Seoane, Morán (Tuni, min.62), Longás; Viguera y Peragón (Luna, min.45).
0. Córdoba: Alberto García; Fernández, Gaspar, David Prieto, Cerra; Borja García (López Garai, min.80), Caballero (Pepe Díaz, min.60), Hervás, López Silva (Quero, min.74); Charles y Alberto A.
Árbitro: Sánchez Martínez, del comité murciano. Mostró cartulina amarilla a Peragón (min.4) y Seoane (min.90+), por parte local, y a Hervás (min.7) y López Silva (min.19), por parte visitante. Expulsó con roja directa a Charles (min.75).
Incidencias: Encuentro de la decimoséptima jornada de la Segunda División, disputado en el Nou Estadi de Tarragona ante unos 5.250 espectadores.

Que no. Que lo que hoy es fetén no tiene porqué ser válido mañana. Que ahora eres Corto Maltés, gran creación de Hugo Pratt, y en apenas unas horas te conviertes en Anacleto (agente secreto) a poco que haya un mínimo sentido crítico de la historia, del trazo y de la versatilidad. Gran palabra esta. Continúas, por supuesto, siendo un legendario personaje de cómic. Pero diferente. Un cambio, por sí mismo, no significa flexibilidad. Si esa transformación no implica lo que se supone que debe acompañarla se convierte en un simple cambio. De dibujo, de nombres, de lo que se quiera. Hasta de vestimenta. Pero no es una evolución buscando una mejoría o una herramienta con la que contrarrestar una fuerza enemiga. Y ese cambio, que puede funcionar un día de octubre, ante un rival concreto, no tiene porqué hacerlo ante otro un mes después. Y quien vea que, por ejemplo, el Alcoyano, el Alcorcón, el Guadalajara o, incluso, el Almería juegan a lo mismo... Tiene una mira muy corta.

Viene a colación porque el Córdoba, ayer en Tarragona, intentó montar el mismo dibujo que hizo ante el Alcoyano (también contra el Hércules) y, como el satélite natural de la Tierra, estuvo eclipsado. Jorge D'Alessandro, con todas sus frases, con sus poses (que las tiene, sobre todo en la rueda de prensa tras el encuentro) y con lo que se quiera, estudió muy bien al Córdoba. Así, Javi Hervás, que hace pocos días dio un recital en El Arcángel contra los de Alcoy, anoche anduvo casi desaparecido. Y no por voluntad propia. Caballero, que saltó en el once inicial con la intención de que su equipo mantuviera la posesión, circulación, combinación... El Córdoba no dio tres pases seguidos en casi todo el encuentro. No era el equipo al que cualquier aficionado se ha acostumbrado en esta temporada. Es lógica la pregunta: ¿Por qué sí en el Rico Pérez y no en el Nou Estadi? Porque el Hércules es líder y el Nástic no. Los granas permanecieron, prietas las filas como en la época del Capitán Trueno, confiando en que las fuerzas les respondieran los 90 minutos y, en el peor de los casos, llevarse un puntito. De hecho, su primer disparo a puerta llegó a la hora de encuentro y se hizo casi por vergüenza torera. Así, los metros de los que otrora disfrutaron Hervás o Caballero no existieron anoche.

Por lo tanto, la primera parte del choque se resumió en un equipo, el Nástic, que se afanaba en cortocircuitar al otro, el Córdoba, sabedor de que ahí residía gran parte de la fuerza del enemigo. Nada de transiciones rápidas, menos de dejar tocar el balón más de lo necesario. Balones largos, pelotazos al aire, pelea en la medular (en la que los blanquiverdes perdían por fuerza física y características individuales de sus componentes) y confiar en alguna cosita de Morán o Peragón. Pero la individualidad salió por parte del Córdoba. Cómo no, de López Silva, que se topó con el palo. Eso, y una cesión errónea desaprovechada por Javi Hervás fue todo lo reseñable de una primera parte atrancada, obtusa, en la que lo único reseñable era el juego subterráneo en el que Charles iba pareciéndose progresivamente al abuelo Cascarrabias. El brasileño no está en su mejor momento, explicado está en las últimas semanas, y se dedicó ayer a pelearse con Mairata primero, con Seoane después y, finalmente, con Mingo, sin darse cuenta del peligro que acechaba con camiseta amarilla y pantalón negro procedente de Murcia. Lo de Sánchez Martínez, para olvidar.

Jémez insistió en jugar con un solo punta buscando mayor posesión de balón y circulación; el Nástic tenía estudiado el rival y rompió todas sus líneas de pase

Charles y Sánchez Martínez colaboraron en un final de encuentro inesperado para los blanquiverdes, en el que el Nástic apareció para intentar llevarse tres puntos inmerecidos

Tras el descanso llegaron los mejores momentos del Córdoba gracias a un pequeño bajón físico en la medular grana. Nada para tirar cohetes, pero sí lo suficiente para atisbar, allí a lo lejos, al equipo que continúa siendo la revelación del campeonato, gracias, entre otros detalles, a las especiales apariciones de Borja, Hervás o López Silva, ayer prácticamente inéditos. En todo caso, ese esporádico y lejanísimo protagonismo fue cortito y con sifón. Los cambios no arreglaron, precisamente, la situación. Y la puntilla la daría Sánchez Martínez en colaboración con Charles, que se fue antes de tiempo a la ducha por una roja que recordó lastimosamente a la del Villarreal B hace un año.

Un pobrísimo equipo como el tarraconense sembró la zozobra en las filas blanquiverdes en ese último cuarto de hora. Tanto, que obligó a Alberto García a hacer acto de presencia en una estirada plásticamente perfecta que firmaría Stan Lee, creador de Spiderman. Si no es por el catalán se estaría hablando hoy de una derrota.

Lo mejor es que el Córdoba se fue del Nou Estadi con un punto que le mantiene en puestos de eliminatorias de ascenso y con una lección que ya debería haber sido aprendida, pero que a buen seguro se ha apuntado en el libreto. Lo peor, por un lado, sería comprobar cierta obcecación con el cambio por el cambio. No valorar lo experimentado anteriormente ni ajustar el dibujo a lo que se tiene delante o a lo que se espera, que en ocasiones es más que vaticinable.

En definitiva, poco hubo en el encuentro entre granas y blanquiverdes, en donde se recordó un título del cómic español que apenas ha hecho mella en el vocabulario callejero. Solo puede salvar el Córdoba ese puntito. Por lo demás, tanto por errores propios como ajenos, en el Nou Estadi, Nástic de plástic.


video

Enlace del video: marca.com

lunes, 5 de diciembre de 2011

Está en la otra Segunda

http://www.cordobacf.com/repositorio_new/Raiz/PARTIDOS%20LIGA%2011-12/CCF-ALCOYANO/_JLG76932011-12-04b.jpg
El Córdoba solo necesitó mostrar sus virtudes durante 45 minutos ante un flojo Alcoyano, que se pudo llevar un saco si los de Jémez hubieran pisado el acelerador o acompañado algo la suerte

IGNACIO LUQUE / Diario Córdoba http://www.alcalagrupo.es/web/images/stories/Logo_Diario_Cordoba1.jpg

Estadio: El Arcángel

Asistencia: 8.442 espectadores

Recaudación: 14.296 euros

Terreno de juego: Regular

CÓRDOBA: Alberto García (1), Cerra (2), Tena (5), Prieto (22), Fuentes (3), Borja (10), López Garai (14), Caballero (21), López Silva (19), Javi Hervás (28) y Charles (11).

Cambios: Pepe Díaz (7) por Charles en el 60', Fernández (17) por Fuentes en el 62' y Alberto Aguilar (20) por Caballero en el 67'.

ALCOYANO: Maestro (1), Pina (2), Rojas (5), Morcillo (19), Carrión (3), Miki (23), Fran Miranda (15), Guille Roldán (17), Devesa (7), Gato (10) y Choco Lozano (22).

Cambios: Paco Esteban (11) por Miki en el 62', Alvaro (8) por Guille Roldán en el 69' y Diego Jiménez (16) por Pina en el 81'.

GOLES: 1-0 (6') Centro de Hervás que no desvía a una mano Maestro. Borja, sin dejarla caer, envía a la red el balón.

2-0 (8') Saque de banda de Cerra que se traga Morcillo. Caballero centra a media altura y Charles, entrando a por todas, remata a la red.

3-0 (44') Nuevo saque de banda en la derecha del ataque blanquiverde. En esta ocasión Charles habilita a Borja en el área. El madrileño pica el balón y la defensa rival rechaza. Hervás, desde el punto de penalti, remata a gol.

ÁRBITRO: Arias López (C. Cántabro). Amonestó a Cerra (88') por parte blanquiverde, mientras que por parte alcoyana vieron la cartulina amarilla Pina (12) y Rojas (87').

LA CRÓNICA

El deseo expresado por Paco Jémez hace muy poco se va a convertir en regalo de Papá Noel (para los republicanos ) o de Reyes Magos (para los monárquicos ). Presente que recibirá la afición cordobesista y, por extensión, los cordobeses. Esos que aún no respaldan por completo a un equipo que tiene mucho que ofrecer a unos y a otros, porque a todos acogerá por igual y también les ofrecerá las mismas cosas. A los que creyeron en él desde el principio ("la ilusión ni tocarla", frase del año) y a los que no. A los que estuvieron hace un año (o incluso más) y se fueron, hastiados de tanto desengaño acumulado. Incluso, a los que aún miran con recelo y no creen que lo anunciado por el técnico blanquiverde en la previa de la derrota ante el Guadalajara se cumplirá. El Córdoba pasará unas navidades blancas (y verdes) porque con el triunfo de ayer sobre el Alcoyano entrará en el 2012 en puestos de eliminatoria de ascenso, como mínimo. Este equipo no distingue de colores más allá de los que viste. Y no pide el carné. En definitiva, más allá de monárquicos o republicanos , el Córdoba de la 2011/12 es más demócrata que nunca. Acepta cualquier teoría u opinión, siempre que esta lleve al Córdoba por bandera. Sin exclusiones, con una sola verdad: el juego. Y para rematar, el respaldo de los números. Porque esos 28 puntos que le aúpan a la cuarta posición de la tabla los alcanzó ante el Alcoyano, ayer, de manera holgada. Y no solo por el resultado.

Jémez planteó un esquema parecido al que opuso en el Rico Pérez al líder de la categoría. Introdujo a Caballero en lugar de Patiño y adelantó a Javi Hervás que, entre líneas, hizo lo que le dio la gana durante más de media hora. No le hizo falta más al canterano. Bueno, sí. Echaba en falta su golito y lo anotó justo al final de la primera parte que, en realidad, fue el final del encuentro, porque la segundasolo sirvió para comprobar que el rival no hubiera anotado aunque se hubiera enfrentado al cadete femenino del Perfumerías Avenida y para lamentar que, a pesar del esfuerzo del equipo, Pepe Díaz y Miguel Angel Tena se fueron sin celebrar sus merecidos goles. El primero, para aumentar el ánimo tras su pérdida, y el segundo, para celebrar la llegada al mundo de su retoño. Ley de vida.

En esa primera mitad se comprobó desde el principio que López Silva se divertiría, sin necesidad del excesivo protagonismo de otras ocasiones, aunque a los 10 minutos se marcó un caño y una jugada individual que puso en pie el estadio. También, que Borja sería ese jugador importante que reclama este Córdoba. El culmen de la calidad del madrileño se comprobó en el minuto 29, cuando con un leve toque dejó a Morcillo y a Fran Miranda mirándose uno al otro. Un detalle más que demuestra que el 10 cordobesista es un jugador de superior categoría y que por sí mismo justificó el pago de la entrada.

La superioridad local era tal que a los ocho minutos ya tenía el marcador en franquía, fruto de las muchas virtudes blanquiverdes y de las desnudeces alcoyanas. De hecho, los de Jémez se permitieron el lujo de practicar la estrategia y, en una de ellas, con el 3-0, se encontró con el poste tras cabezazo de Tena. Con el partido cerrado al descanso, David Porras no se atrevió a retocar su equipo hasta comprobar qué es lo que iba a realizar el Córdoba en ese segundo acto. El sesteo blanquiverde le dio margen a disimular. Los locales iban sobrados en todo.

El mejor sabor de boca que dejó en la tarde de ayer este Córdoba, esa sensación novedosa que se produce casi todas las semanas, fue comprobar la diferencia entre unos y otros. Analizar al rival y, con todas sus limitaciones, errores y alguna que otra virtud, reconocerse en él. Verse como si se tratase de un espejo que refleja también la diferencia en el tiempo. Y reconocer al Córdoba de otros años. Ese, tradicionalmente inmerso cada temporada en el grupo que todos saben, tanto los monárquicos como los republicanos. Este ya no. Este Córdoba de Jémez está en la otra Segunda. ¿Cuál? Miren la clasificación en las vacaciones de Navidad.


video


domingo, 27 de noviembre de 2011

Terrazas con vistas

http://videos.grupojoly.com//0000972000/0000972377.jpg

El Córdoba se precipita contra el suelo alcarreño (3-1) tras un encuentro en el que el balón fue suyo, por momentos de manera intrascendente, mientras que el Guadalajara dominó las áreas

IGNACIO LUQUE / Diario Córdoba

Fotografia: eldiade cordoba.es

Error, una duda, otro error, un desajuste, otra cagadita... El Córdoba que jugó ayer en Guadalajara poco tiene que ver con el que nos tiene acostumbrados, muy poco. Y, por desgracia, hubo infinidad de motivos. El Pedro Escartín, "campo de fútbol", tal y como reza en su entrada, es una instalación de las que pocas se ven en la categoría. El delegado alcarreño asegura que mide 100 metros por 68, pero se intuye que esa afirmación se parece mucho a la de algún tendero de mercado de abastos de la época de posguerra que distraía unos gramos al servir. O más. El campo castellano-manchego es el primer aliado de este Guadalajara, equipo al que solo le falta el grito de guerra de la tribu Apache cuando el árbitro da el pitido inicial. Saben a qué juegan los de morado (ayer con otros colores por causa del Córdoba, que se trajo solo la carmesí) y tienen claro cómo conseguir aniquilar al enemigo y cortar más de una cabellera. Por lo tanto, el Guadalajara salió con un par de premisas claras y, lo peor, es que las cumplió a la perfección. Una, quitarle el balón a los blanquiverdes o, en todo caso, eliminar la circulación. Tener más del 60% de posesión, dejar al rival por debajo del 40%, encajar tres goles y dar sensación de cortocircuito devuelve a la realidad a los enamorados del sobo del esférico, el toque por el toque o el pasecito que no va a ninguna parte. La melena rubia que se atusaba hasta hace pocos días este Córdoba pende sobre los banderines de córner del Pedro Escartín. El equipo de las transiciones rápidas desapareció por completo, estrellado repetidamente contra un muro y sin encontrar una puerta de acceso a la red defendida por Saizar. La otra premisa con la que saltan los alcarreños es la de provocar el fallo atrás del rival, a ser posible en la zona del área. De esos últimos metros ya se encargan Ernesto, Aníbal, Jony o Jonan.

La emboscada se adivinó desde el principio. El Córdoba llegaba con su cuarto puesto en el bolsillo y como la revelación de la categoría. El Guadalajara dio a entender que le dejaría hacer, pero fue un engaño. Durante todo el encuentro, el mejor argumento cordobesista en ataque fue la constante proyección ofensiva de Fuentes, que fue aprovechada convenientemente por el conjunto alcarreño. Por el centro, el atasco, el atranque, el balón dividido, la pelea cuerpo a cuerpo... Nada de fútbol. Los de Jémez se encontraban ahogados y, lo que es peor, sin salida aparente. Tan solo López Silva y Borja, siempre en acciones individuales y aisladas, intentaban transmitir a los más de 300 cordobesistas que se desplazaron hasta la Alcarria que su equipo seguía siendo el mismo. Pero el primer fallo, en el ajuste defensivo para el fuera de juego, terminaría con el gol de Rodri. El Guadalajara mandaba el primer aviso: no necesitaba dominar el balón, ni el juego en sí, pero si aparecía por el área o el Córdoba se despistaba lo aprovecharía. Y como los de Jémez no aprendieron la lección, a los tres minutos del primero llegó el segundo tanto. Hervás fallaba en donde está prohibido hacerlo y Ernesto aprovechaba el regalo para encarar a Alberto García, al que superó con mucha facilidad.

Con poco balón, mucha pelea y conociendo muy bien al oponente, el Guadalajara se había puesto con 2-0 en poco más de media hora tras esperar el error del rival y ser preciso en el área como un neurocirujano operando una hipófisis. Y tras el segundo, a esperar al Córdoba, que comenzó a vivir su única fase decente de todo el encuentro.

Antes del descanso, tanto López Silva como Borja intentaron echarse al equipo a la espalda, mientras que Fuentes seguía corriendo junto a la línea de cal sin resuello. Lo mejor, quizás, el pase del madrileño a Javi Hervás, que disparó duro y con intención, pero Saizar despejó a una mano a córner. También Patiño tuvo la suya justo antes de que Sureda mandase a todos a las duchas, pero el delantero desvió demasiado el tiro. De la dupla, el único que lo intentó con fe. Charles continúa marcando una línea tenue y descendente.

Esos últimos instantes de la primera mitad tuvieron su continuidad tras el descanso. López Silva disparaba, ajustado al palo, tras una combinación con Fuentes, y Hervás habilitaba a Patiño, que amagaba bien y disparaba con la izquierda. El balón se fue demasiado alto. De nuevo el lateral izquierdo y el delantero centro blanquiverdes buscaban la puerta de Saizar, pero el Guadalajara avisaba con un Aníbal que dio muchísimos quebraderos de cabeza. Y como el Córdoba volvía a mostrarse romo de cara al gol, el conjunto alcarreño le enseñó la otra cara del juego, esa en la que no hace falta abusar del balón, sino tenerlo en los 600 metros cuadrados, zona roja delante del portero, para cerrar el partido (si no lo estaba ya) tras un mal entendimiento entre Fuentes, Prieto y Alberto García.

Con un Córdoba que perdió presencia ofensiva con la salida del terreno de juego, primero de Patiño, y luego de López Silva, el partido se tornó en un quiero y no puedo de los blanquiverdes y en un aparente pasotismo de los alcarreños, que con los cambios apuntalaron el resultado y la lucha. Irónicamente, al técnico local le salió ayer el encuentro soñado durante decenas de choques por el anterior técnico blanquiverde. Al menos, Pepe Díaz anotó para dedicarlo a su padre, que lo veía desde arriba. Para lo ocurrido anteriormente hubo Terrazas con vistas.

Ficha técnica:
3 - C.D. Guadalajara: Saizar, Antonio Moreno (Ander Gago, m.60), Gaffoor, Jony, Barral, Javi Soria, Jonan, Aníbal, Rodri (Badía, m. 56), Iván Moreno (Cristian Fernández, m.72) y Ernesto.
1 - Córdoba C.F.: Alberto García, Fuentes, Gaspar (Caballero, m.77), Patiño (Pepe Díaz, m.62), Borja, Charles, López Garai, Fernández, López Silva (Quero, m.77), D. Prieto, J. Hervás.
Goles: 1-0, m.30: Rodri. 2-0, m.32: Ernesto. 3-0, m.68: Aníbal. 3-1, m.88: Pepe Díaz.
Árbitro: Sureda Cuenca (Com. Balear). Amonestó con tarjeta amarilla a Gaffoor (26), Jonan (38), Antonio Moreno (39), Jony (54), Ernesto (64), Cristian (78)y Saizar (90) por los locales, y a López Silva (20), Charles (58), D. Prieto (66) y Pepe Díaz (91) por los visitantes.
Incidencias: Encuentro de la 15ª jornada de la Liga Adelante, disputado en el campo 'Pedro Escartín' ante unos 3.500 espectadores.


video

Enlace de video: marca.com

martes, 22 de noviembre de 2011

El gol de López Silva, entre los mejores del fin de semana

http://videos.grupojoly.com//0000967000/0000967167.JPG
Pie de foto: eldiadecordoba.es


Disparos espectaculares en Holanda y Bélgica, jugada de billar del Rapid de Viena ante el Salzburgo, sensacional diana de Arango y detalle precioso de Matri... y por supuesto, el golazo de Lopez Silva en el Córdoba. Alcorcón de la pasada jornada.

video

Enlace del video: marca.com

lunes, 21 de noviembre de 2011

Tan bello como eficaz (3-1)

http://videos.grupojoly.com//0000967000/0000967183.JPG
El Córdoba de Jémez entra en la historia con un triunfo ante el Alcorcón en el que equilibra la estética --a pesar del campo-- con los números y al que López Silva aporta su obra de arte

IGNACIO LUQUE / Diario Córdoba
Fotografias: eldiadecordoba.es

El Córdoba de Paco Jémez se ha hecho ya un hueco en la historia tras la victoria de hace una semana en Sabadell y la de anoche, en un Arcángel algo desangelado, sobre el Alcorcón. Dos triunfos que le hacen ser el mejor equipo tras el primer tercio de competición (o la jornada 14, como se quiera) en la historia de la entidad y que iguala en puntos a todos los conseguidos en la primera vuelta de hace tan solo una temporada.

Y sale a colación el encuentro de hace una semana porque sirve como botón de muestra, por comparación, para mostrar la evolución de este Córdoba de Jémez, al que dieron un grupo el pasado verano, ha logrado ya hacer un equipo y en la primavera se comprobará si tiene plantilla. Pero el mérito del de Fátima, a estas alturas, es irrebatible.

Porque si hace una semana, a pesar del fulgor del 0-3, del juego desarrollado y de debates supuestamente cerrados (nunca existieron, cuestión de números), anoche el de Jémez fue un equipo que adaptó toda su filosofía al rival y sobre todo al terreno de juego, del que algunos defendieron y juraron en la previa que estaba "bien". Por si fuera poco, el enemigo era un equipo trabajado tácticamente, de los típicos de Segunda, con un núcleo de individualidades que se conocen desde hace años y con un entrenador más que reconocido. A pesar de todo ello, el Alcorcón pasó por El Arcángel casi como un equipo fantasma, salvo por Saúl, que en la primera parte hizo el ensayo de lo que sería el gol de los madrileños y que llegó tras unos minutos de concesión por parte blanquiverde, tras verse muy superior.

Ese deambular amarillo sobre el maltrecho césped fue mérito cordobesista, con una columna vertebral que comienza por el hasta hace poco discutido Alberto García. El juego de este Córdoba necesita de un jugador de fútbol bajo el arco. Y el catalán es eso. Un futbolista que para con las manos todo lo que puede y algo más. Por delante de él, Gaspar, de nuevo anoche aportando toda su experiencia, colocación y resolución y, como compañía, David Prieto. El sevillano le ha ganado el puesto a otro buen central, como es Tena. El técnico eligió (es su trabajo) y, por lo visto hasta ahora, acertó. Unos metros más allá se sitúa Aritz López Garai, que resume todo lo hecho hasta ahora, incluida su actuación de anoche en una palabra: equilibrio. Un futbolista que no solo tiene a su equipo en la cabeza, sino también al rival. Sabe de espacios, de colocación (propia y ajena) y, cuando el encuentro lo requiere, como hace una semana, también de circulación. No es un enorme pasador, ni falta que hace, porque para eso le acompaña una de las grandes sensaciones de la Liga en Segunda: Javi Hervás. De nuevo el calvo destacó sobre muchos, dejando para la retina el pase a López Silva en el segundo gol blanquiverde y, posteriormente, en la misma jugada, la asistencia a Borja. Y en las vértebras, Charles y Patiño. Anoche, en un encuentro de trabajo, de esfuerzo, porque lo que tocaba ante el Alcorcón era que destacaran las bandas, posiblemente de las mejores de la Liga. Comenzando desde atrás, Fernández y Fuentes. El primero acaba de tomar la carretera nacional en la que entró el segundo la temporada pasada. El de la Fuensanta ha llegado al inicio de la autovía. Defiende, sube hasta el final innumerables veces y coloca centros que terminarán por ser entendidos por los suyos. Por si fuera poco, anoche volvió a marcarse dos jugadas, con regates incluidos, que de

muestran que su techo sigue estando lejos. Pero los dos amigos que ambos tienen por delante es en donde destaca sobremanera este Córdoba a lo largo de este primer tercio de competición y sobre lo que se sustentó el triunfo de anoche, ante el Alcorcón.

Borja García aún sigue siendo el verso suelto en la poesía que representa por momentos este Córdoba. Pecados de juventud que, en ocasiones, se convierten en bendiciones para el equipo, palabra que no le vendría mal repetirse en alguna que otra ocasión. El madrileño se ha convertido en el máximo goleador de un conjunto en el que "todos han de marcar", como exigió su técnico desde el pasado verano. No existe la perfección, y la tara del número 10 cordobesista reside en no comprender del todo que la gran calidad técnica que atesora se muestra de manera exponencial cuando la combina con otras individualidades. Lo que Valdano llamó asociaciones . Si las buscara con más ahínco... no estaría en el Córdoba. Pero con el interior es solo cuestión de paciencia, porque con solo 20 añitos todo lo que tiene por delante es bueno. Ayer, y no solo por los dos goles, volvió a ser un problema para la defensa rival y un importante pilar para los suyos.

Pero si hay una persona, un jugador que resume todo lo anterior es José María López de Silva, que junto a Hervás es la otra revelación. Futbolista dependiente de los ánimos del equipo. El termómetro del grupo. Si él está bien el Córdoba está bien y viceversa. Y el onubense demostró anoche, una vez más, que este equipo está cogiendo velocidad de crucero. Que no necesita hacer ya grandes alardes en ataque, acumular tropecientas ocasiones, desesperarse por no ver cómo no se traduce en números lo que ocurre sobre el campo. Que comienza a ser paciente, perseverante, solidario... Y que deja para el final, en una demostración palpable de la superioridad sobre el rival, la nota más bella en lo que se lleva de temporada. Eso fue lo que ejecutó López Silva, que cogió un balón en la perpendicular, en línea de tres cuartos después de que el Alcorcón hubiera ajustado algo el marcador (2-1). El cordobesista se enfrentó a Agus (pasado y futuro blanquiverde cara a cara) y el primero no tuvo compasión: doloroso caño para la autoestima del central manchego. Luego, se fue hacia el borde del área y al ver a Babin y a Angel Sánchez que reducían espacios se inventó un toque sutil, precioso, muestra de autoconfianza, para superar a Manu Herrera, que estaba a unos 20 metros, para superarle por alto. Algunos pañuelos blancos en El Arcángel, sobre todo en el fondo norte, y partido cerrado (si no lo estaba ya antes) después de un encuentro del Córdoba tan bello como eficaz. Sin un vendaval de ocasiones. Detalle de equipo maduro. Y eso es más importante de lo que parece.

- Ficha técnica:
3 - Córdoba: Alberto García, Fernández, Gaspar, David Prieto, Fuentes; Borja García, Hervás, López Garai (Alberto Aguilar, m. 61), López Silva; Charles (Balsas, m. 87) y Patiño (Carlos Caballero, m. 71).
1 - Alcorcón: Manu Herrera; Expósito, Agus, Babin, Ángel Sánchez; Saúl, Rubén Sanz, Abraham, Carlos Martínez (Fernando Sales, m. 54); Borja (Oriol Riera, m. 54) y Quini (Miguélez, m. 62).
Goles: 1-0, m. 27: Borja García; 2-0, m. 47: Borja García; 2-1, m. 78: Saúl; 3-1, m. 85: López Silva.
Árbitro: Piñeiro Crespo (Comité Asturiano). Amonestó a los locales López Garai y Javi Hervás, y a los visitantes Expósito, Babin, Agus y Borja.
Incidencias: Partido de la decimocuata jornada de Segunda División disputado en El Arcángel ante unos 5.500 espectadores.

http://videos.grupojoly.com//0000967000/0000967169.JPG






video


Enlace del video: marca.com

domingo, 13 de noviembre de 2011

Y los sueños... goles son

El Córdoba barre táctica y físicamente a un impotente Sabadell, vuelve a los puestos de eliminatoria de ascenso y se reencuentra con la puerta rival tras innumerables ocasiones

IGNACIO LUQUE / Diario Córdoba

ESTADIO: Nova Creu Alta. Asistencia: Unos 5.400 espectadores, con presencia blanquiverde. Terreno de juego: Bien

SABADELL: De Navas (1), Songo'o (49), Olmo (24), Toni Lao (17), Bermudo (3), Héctor Simón (6), Samuel (16), Arteaga (7), Manu Lanza (12), Aarón Bueno (22) y Florian (19). Cambios: Fran Piera (11) por Aarón Bueno en el 56', Puigdollers (8) por Samuel en el 65' y Joaquín (9) por Arteaga en el 72'.

CÓRDOBA: Alberto García (1), Fernández (17), Gaspar (4), David Prieto (22), Fuentes (3), Borja (10), López Garai (14), Javi Hervás (28), López Silva (19), Charles (11) y Patiño (9). Cambios: Pepe Díaz (7) por Patiño en el 74', Quero (23') por López Silva en el 82' y Alberto Aguilar (20) por Hervás en el 86'.

EL ÁRBITRO: De Burgos Bengoetxea (C. Vasco). Debutante en la categoría. Pasó prácticamente desapercibido, salvo por los fuera de juego en contra del Córdoba. Amonestó a Olmo (41') y Héctor Simón (70') por parte local y a Gaspar (44'), Alberto García (74') y Pepe Díaz (75') por parte visitante.

LOS GOLES: 0-1 (12') Centro de Fuentes y cabezazo de Patiño. 0-2 (57') Pase de López Garai a Charles, que cruza ante De Navas. 0-3 (69') Dejada de Patiño a López Silva, que dispara duro y ajustado al palo.

LA CRÓNICA

Una gota fría afectó anoche a la comarca del Vallés Occidental y se cebó especialmente con una de sus dos capitales, Sabadell, en donde se formó un pequeño tifón sobre el que tanto los lugareños como un centenar de visitantes que se acercaron por la zona, aseguraron que tenía tintes blancos y verdes. La inclemencia tuvo especial virulencia entre las 22.00 y las 22.45 horas y el ojo de ese pequeño huracán estuvo concentrado en la Nova Creu Alta y, aunque solo soltó un granizo en ese lapso de tiempo, luego, cuando se hizo ventisca, aún tuvo ocasión de soltar dos perdigonazos más que rompieron por completo a un CE Sabadell que se vio impotente ante la superioridad táctica, física, anímica y futbolística del equipo de Paco Jémez.

Lo que anoche hizo el Córdoba sobre el césped del estadio sabadellense, principalmente en la primera mitad, no fue sino una reivindicación en toda regla. Para ello, los de Jémez volvieron a editar los momentos vividos en Pucela, hace varias semanas. Aunque en esta ocasión con signo diferente. Entre otros motivos, porque el rival no era el blanquivioleta. Pero no resta ni un ápice de mérito. Este Sabadell es el mismo que hasta el cruce de anoche compartía el cartel de equipo revelación junto con el Córdoba y es también el mismo que no había perdido en la Nova Creu Alta hasta ahora. Más allá de detalles, lo cierto es que Lluis Carreras no encontró respuesta táctica al sistema planteado por Paco Jémez. Es más, casi ni se sintió preguntado por el de Fátima desde el primer minuto, por lo que en el momento en el que el colegiado dio orden de comenzar el juego solo hubo un equipo sobre el terreno de juego. Lo raro es que al descanso no se hubiera registrado ya un resultado de escándalo, vistas las ocasiones acumuladas por los cordobesistas. Sí, en todas las situaciones oníricas, relajadas, felices, existen picos que obligan a mirar hacia otro lado, menos bello y agradable, pero real. Y las llegadas del Córdoba, ayer, las ocasiones generadas, los remates francos a puerta, las situaciones de uno contra uno ante el portero, los contragolpes de tres contra dos o de cuatro contra tres debían haber finalizado de mejor forma. Pero fue tal la capacidad de creación de peligro del Córdoba, tantas las complicaciones en las que metió a su rival, que no le hizo falta ni un 40% de efectividad. ¿40? ¡Ni tan siquiera un 30%!

Ya solo en ese primer acto, un mano a mano de Patiño con De Navas, un gol anulado por supuesta mano de Charles, un disparo de nuevo de Patiño, una gran jugada del madrileño con Charles, un centro-chut de Fernández o una nueva dejada de Patiño a López Silva, con disparo raso y ajustado del onubense fueron las más destacadas (no las únicas) ocasiones de los de Jémez. Todo eso en unos 45 primeros minutos en los que el mando, el control, el fútbol en definitiva, fue del Córdoba, que desde el primer minuto puso intensidad, ideas, ganas de ganar y, por momentos, hasta belleza. Como ejemplo, Alberto García cogió el primer balón en juego con las manos en el minuto 33, cuando ya el Córdoba ganaba por 0-1 tras un espléndido cabezazo de Patiño a un tremendo centro de Fuentes. Por buscar la perfección, la única pega que se le podía poner a esos primeros 45 minutos del Córdoba es que se había dejado al rival vivo , porque debió haber cerrado el encuentro ya en ese acto. Dos escenas no pueden echar por tierra la gran obra cinematográfica que se gestaba.

El Córdoba tuvo superioridad numérica en el centro del campo desde el primer minuto y la explotó al máximo; el juego y las ocasiones fueron suyas, sobre todo en una primera mitad de fábula

El reencuentro (esperemos que no sea flor de un día) con el gol sirve para romper otro dato en la historia: la Nova Creu Alta ya no es territorio virgen para los cordobesistas

Tras el descanso, y al igual que en los últimos minutos del primer acto, el Córdoba dejó hacer al Sabadell, sabedor de la debilidad del rival. Los arlequinados no encontraban el camino. Es más, cuando dudaban de si ese camino realmente existía, vino el mazazo blanquiverde por medio de un gran pase de López Garai (tremendo su partido) a Charles. El brasileño se fue entre dos defensas y cruzó a la derecha de De Navas.

Pero no era el resultado, claro, sino el juego. El Córdoba se imponía claramente al rival. Por momentos había que repasar si había realmente 22 jugadores sobre el campo, si se habían escapado una, dos o hasta tres expulsiones de los locales, que parecían jugar con menos futbolistas. Mérito del constante toque de balón cordobesista y búsqueda de espacios, praderas, dejados por el equipo de Carreras, que se movía como un pez dentro de la red tejida por el rival. Finalmente, el Córdoba cerró la película (título: primera victoria en la Nova Creu Alta en la historia) con un gol del que más lo merecía. López Silva disparó duro y ajustado tras otro servicio de Patiño, que recibió el balón de Fuentes.

A partir de ahí, una escena final en la que los blanquiverdes se entregaron al contragolpe y, a pesar de tener varias ocasiones, tampoco supieron culminarlas. No quita brillo a una gran obra que los aficionados desplazados vieron como si estuvieran en una sala cinematográfica.

Y, para colmo, los números. No solo estar en puestos de eliminatoria de ascenso y convertirse en la única revelación, sino los 22 puntos, solo tres menos de los conseguidos el año pasado en toda la primera vuelta, merced a su reencuentro (con más trabajo de lo que parece y esperemos que no solo momentáneo) con la capacidad realizadora. Cambiando el estribillo de Aute sobre el cine: Y los sueños... goles son.


video

Enlace del video: Marca.com


sábado, 5 de noviembre de 2011

Mucho amago y poca pegada en El Arcángel

http://estaticos.marca.com/imagenes/2011/11/04/futbol/2adivision/1320444087_extras_mosaico_noticia_1_g_0.jpg

El Córdoba y el Barcelona B se llevan un punto tras protagonizar un buen encuentro en el que los blanquiverdes volvieron a adolecer de instinto asesino y acierto en los últimos metros

IGNACIO LUQUE / Diario Córdoba

Estadio: El Arcángel

Asistencia: 7.764 espectadores

Recaudación: 15.588 euros

Terreno de juego: Bien, algo blando.

CÓRDOBa: Alberto García (1), Fernández (17), Gaspar (4), David Prieto (22), Cerra (2), Borja (10), López Garai (14), Javi Hervás (28), López Silva (19), Charles (11) y Patiño (9).

Cambios: Pepe Díaz (7) por Patiño en el 46', Ismael (33) por Cerra en el 77' y Quero (23) por Borja en el 80.

BARCELONA B: Oier (1), Montona (2), Bartra (3), Muniesa (5), Planas (21), Carmona (6), Dos Santos (8), Espinosa (24), Tello (7), Rafinha (30) y Deulofeu (27).

Cambios: Sergi Roberto (10) por Carmona en el 46', Jonathan Soriano (11) por Deulofeu en el 62' y Kiko Femenía (15) por Espinosa en el 73'.

GOLES: 0-1 (6') Pase de Carmona a la banda que llega a Deulofeu. El extremo se va con facilidad de Cerra y cruza al palo largo ante Alberto García.

1-1 (69') Pase de López Silva a Charles, que dispara y despeja Oier. El balón lo recoge Borja, que anota.

ÁRBITRO: Jaime Latre (C. Aragonés). Irregular. Se le reclamaron dos penaltis en el área azulgrana. Amonestó a los locales Charles (26'), David Prieto (73') e Ismael (80') y a los visitantes Carmona (12'), Sergi Roberto (64'), Kiko Femenía (85') y Armando (en el banquillo, 89').

LA CRÓNICA:

Alonso Quijano, más allá de su locura, era un caballero que caía bien de manera desnuda, básicamente por ese punto de romanticismo, ese trasfondo de amor por la belleza (aunque tuviera que idealizarla), y sobre todo por esa demanda, sed o exigencia de justicia.

Y allá que se echó con su jamelgo por esos mundos de Dios acompañado de un lugareño que nada tenía que perder, pero que le aportaba esa visión del mundo real, que no por serlo tiene que ser mucho más juicioso, precisamente.

Este quijotesco Córdoba, que sale a los partidos a pecho descubierto, con ese punto de juego que encanta a los aficionados y a los que no lo son, y que provoca el enamoramiento de la mayoría a base de toque y triangulación, continúa mostrando ese aspecto en el que la injusticia (la del fútbol, no la de los colegiados), se ceba con él progresivamente, cada vez más.

Lo de anoche, ante el Barcelona B, fue una nueva expresión del mal que aqueja al conjunto de Paco Jémez desde el principio de temporada. Aunque por ahora muchos irreductibles puedan seguir afirmando que "bendito mal", lo cierto es que el conjunto blanquiverde continúa mostrando un balance desfavorable en lo que se refiere a juego y ocasiones por un lado, y goles y puntos por el otro. Eso, ahora, con 19 puntos y una situación en la tabla confortable, casi ilusionante, no debe ocultar lo extensa que es esta Segunda División, tanto o más que los numerosos viajes de Quijano.

El Córdoba volvió a escribir varios capítulos de su particular novela, con asesinato incluido nada más comenzar el encuentro a cargo de Deulofeu, que se fue tan pasmosa como previsiblemente de Cerra. El chaval ejecutó la suerte del gol como para sí la quisieran muchos.

No arredró el tanto a los locales, que se deshicieron del inicial control de los azulgranas, arremetieron contra los molinos y empezaron a acumular ocasiones, a desarrollar la trama de su novela añadiendo capítulos, cada uno más interesante que el anterior.

Protagonistas, López Silva, que volvió a erigirse en mascarón de proa por la banda cordobesista tras unas semanas con un tono más gris. El onubense era el principal bastión para crear peligro, toda vez que en esa primera mitad el Córdoba estaba destinado a lanzar balones largos a un intermitente Charles y a un desconocido Patiño o, en su defecto, a realizar transiciones fulgurantes, las menos. Al apartado protagónico también se sumó un inconmensurable López Garai, que fue a todas, robó infinidad de balones, tuvo tiempo de dar algo de circulación al balón y añadió una dosis de veteranía.

Y para finalizar en el apartado de primeros espadas, Gaspar Gálvez, sobre el que se sostuvo el equipo en defensa en unos últimos 15 minutos en los que el conjunto blanquiverde tiraba solo con el corazón, ya que las piernas estaban ausentes y la cabeza no la tuvo ni tan siquiera antes de ese período final.

El capítulo que remataba esa primera parte estuvo dominado por el juego del Córdoba, que acumuló ocasiones para irse al descanso, como mínimo, con el empate, y con una oportunidad final de Espinosa, que obligó a Alberto García a lucirse. Demasiado premio hubiera sido para un filial azulgrana que amagaba pero no generaba claras ocasiones, y muy poco bagaje numérico para un Córdoba que necesita un hombre gol con urgencia. Ultimos pasadores los tiene de sobra, pero no hay quien la empuje. Necesita construir hasta la misma raya final. Difícil.

El Córdoba acumuló casi dos docenas de disparos a la puerta de Oier, la mitad de ellos entre los tres palos, con un solo gol a favor como balance; los de Jémez construyen y crean

Con un Javi Hervás algo más gris, las bandas tomaron protagonismo con un López Silva muy constante y un Borja que asumió responsabilidad mientras el físico le respondió

Jémez metió a Pepe Díaz por un desacertado Patiño. El Barcelona tembló en los balones aéreos durante todo el encuentro, especialmente en la primera mitad. El filial parecía jugar con visera y, todo lo que se escapara a su vista por encima de la coronilla no existía. De ahí el peligro o la oportunidad de segundas jugadas. Pero no se pudo o no se quiso explotar esa flaqueza. Aun así, el Córdoba aumentó el ritmo, dando más alternativas a la trama de su particular novela.

Charles erraba cuando disparaba, solo, ante Oier, cuyo rechace fue recogido por David Prieto, que lanzó demasiado desviado. Al Barcelona le costaba mucho salir y se entregaba a incursiones aisladas por las bandas, principalmente de Tello.

Muy poco para la calidad azulgrana y mérito de los locales. Los de Jémez redoblaron y la novela entraba en su fase álgida, con llegadas de López Silva, algún centro de Cerra, acercamientos de Pepe Díaz y la jugada que salvaba un punto, por fin. Hasta para eso debió reposar en otra buena acción del onubense, con disparo de Charles, rechace de Oier y gol, esta vez sí, de Borja.

Solo dos minutos después López Silva pudo conseguir los tres puntos para su equipo, pero de nuevo se hizo patente la desconexión en un equipo que es capaz de generar lo que genera este Córdoba y los goles obtenidos. Fue una etapa, corta, en la que los locales estuvieron a punto de plasmar en dígitos lo que por juego habían demostrado en el encuentro.

El planteamiento (con gol en contra incluido) y el desarrollo de la trama, con picos más que intensos, se habían escrito. La novela estaba lista para que se escribiera el desenlace. Sin embargo, una vez más, los aficionados esperaron el remate (nunca mejor dicho) y preguntaban: "¿Dónde está la última página?" Habrá que esperar qué ocurre con este Quijote en blanco y verde.


video


Enlace del video: marca.com

viernes, 28 de octubre de 2011

El Córdoba gana en Elche (0-1)



R.P. / EFE
26/10/2011 (Diario Córdoba)
Fotogrfía: laverdad.es

El Córdoba ha ganado por la mínima en Elche (0-1). Un gol de Borja en el minuto 90, cuando el jugador blanquiverde estaba lesionado, dio el triunfo a los pupilos de Paco Jémez ante un candidato al ascenso. El Córdoba suma ya 18 puntos y presenta su candidatura al ascenso tras un partido en el que supo sufrir, ya que en la segunda parte fue mejor el cuadro local, pero que sacó rentabilidad al gol de Borja. Cerra fue expulsado y no jugará el sábado ante el Hércules.

El partido arrancó con mucho ritmo por parte de los dos equipos, aunque el Córdoba, con la defensa muy adelantada, llevaba la iniciativa mientras que los ilicitanos dieron un paso atrás, cediendo terreno al rival, que llegaba con facilidad pero sin crear ocasiones.

El encuentro, no obstante, carecía de calidad, se trabó y solo lo mantenía en pie lo incierto del marcador, pese a que los ilicitanos tenían más presencia en la parcela visitante.
La segunda parte se inició con dos jugadas polémicas; no se había cumplido el primer minuto cuando se anuló un gol a Ángel, tras pase de Perico, por un posible fuera de juego y, en la segunda, se pidió penalti por un derribo a Xumetra, en el 50.

El partido, al igual que en la primera mitad, decayó tras los primeros compases, aunque las tornas cambiaron y eran los locales quienes llevaban la iniciativa, con el Córdoba jugando al contragolpe.

Linares, en el primer balón que tocó, tras sustituir a Ángel, cabeceó muy desviado cuando lo más fácil hubiera sido hacerlo entre los tres palos. Perico, en el minuto 84, remató demasiado cruzado desde la frontal del área visitante. Palanca, en el 85, estrelló el balón en el larguero.
El Elche, en los últimos copases del partido, arrinconó al Córdoba, que daba la sensación de conformarse con el empate, pero, en la única llegada que tuvo, Borja, en el minuto 88, marcó el tanto que supuso la victoria cordobesa.
Ficha técnica

0 - Elche: Juan Carlos, Flaño, Etxeita, Pelegrín, Edu Albacar, Xumetra (Palanca, m. 63), Mantecón, Luque, Perico, Kike Mateo (Nicki Bille, m. 46) y Ángel (Linares, m. 81).

1 - Córdoba: Alberto García, Cerra, David Prieto (López Garai, m. 69), Gaspar, Fuentes, Borja García, J. Hervás, Alberto Aguilar, López Silva (Quero, m. 68), Charles y Pepe Díaz (Patiño, m. 63).

Goles: 0-1, m. 88: Borja.

Arbitro: Ocón Arraiz (Comité riojano). Mostró tarjetas amarillas a los locales Ángel y Xumetra y a los visitantes Charles, Alberto y Alberto García. Expulsó, por doble amonestación, a Cerra, en el minuto 89.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de liga de Segunda División-Liga Adelante, aplazada en su día por la huelga de futbolistas, disputado en el estadio Martínez Valero, de Elche, ante 6.709 espectadores.


video


Enlace del video: marca.com

lunes, 24 de octubre de 2011

Paco Jémez en ¨Gol a Gol¨








El Córdoba cae ante el Depor (0-2)

http://videos.grupojoly.com//0000947000/0000947363.jpg
El Dépor anula al Cordoba y vuelve a al senda del triunfo


Fuente: EFE
Fotografía: eldiadecordoba.es

El Deportivo se reencontró con el triunfo lejos de Riazor, y lo hizo en El Arcángel ante una de las revelaciones de la liga, el Córdoba, al que maniató perfectamente en la medular para ganar por 0-2 con goles de Salomao y Riki, uno en cada tiempo, y auparse a la zona alta de la tabla.
Los deportivistas, que necesitaban resurgir tras dos partidos sin conocer la victoria y, sobre todo, tras mostrar muchas dudas fuera al perder en sus dos últimas salidas en Alcoy y Alcorcón, endosaron la segunda derrota de la liga al Córdoba, que no perdía desde la tercera jornada, en Valladolid, y llevaba invicto seis encuentros.

El Deportivo, con su técnico, José Luis Oltra, sentado ya en el banquillo al devolverle la Federación la licencia que le había retirado por una reclamación del Vecindario, no dejó pasar el tiempo y dejó claras sus intenciones desde el principio.
Al minuto de juego, el reaparecido Riki puso a prueba desde fuera del área al meta blanquiverde Alberto, que despejó a córner un disparo envenenado del ariete del conjunto blanquiazul.

Los visitantes metieron el miedo en el cuerpo a los cordobesistas y se hicieron con el mando del partido. Fruto de ello llegó la segunda gran oportunidad para los pupilos de Oltra, y de nuevo fue con un potente disparo desde la frontal del área, esta vez de Ayoze, que volvió a despejar a córner Alberto García pasado el cuarto de hora.

Tan patente era el dominio del Dépor que acabó por recoger frutos en el minuto 32 tras un gran pase de Guardado con el que Salomao le ganó la espalda a la aga blanquiverde para batir a Alberto García, tras regatearle en su salida.
Con el marcador a favor se fue el equipo gallego al descanso ante un Córdoba impotente, que no se encontraba a gusto en el campo.

En la segunda mitad, los blanquiverdes lo intentaron ante un Dépor más conservador y que fue perdiendo fuelle con el paso de los minutos, aunque aguantó el marcador sin mayores apuros para redondear el triunfo a once minutos del final, al marcar a la contra Riki el 0-2 definitivo en una jugada individual.

- Ficha técnica:

0 - Córdoba: Alberto García; Fernández, Tena, Gaspar (Carlos Caballero, m.66), Fuentes; Quero (Borja García, m.46), Hervás, López Garai(Pepe Díaz, m.80), López Silva; Charles y Patiño.
2 - Deportivo de La Coruña: Aranzubia; Laure, Aythami, Colotto, Ayoze; Guardado, Valerón (Juan Domínguez, m.67), Jesús Vázquez, Álex Bergantiños, Salomao (Saúl, m.60); Riki (Lassad, m.80).

Goles: 0-1, M.32: Salomao. 0-2, M.79: Riki.
Árbitro: Arcediano Monescillo (Colegio castellano-manchego). Amonestó al local Tena y a los deportivistas Jesús Vázquez, Colotto, Ayoze y Aythami.

Incidencias: Partido de la décima jornada disputado en El Arcángel ante 9.672 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.