domingo, 11 de marzo de 2012

Fiesta loca con vasos rotos (3-1) Diario Córdoba

El Córdoba se sobrepone a una expulsión, a un penalti en contra, a otro a favor fallado y a las lesiones de Gaspar y Caballero para imponerse al Huesca y consolidarse en la zona de arriba

Ignacio Luque Diario Córdoba
 
Fiesta. Para los cordobeses. Para los cordobesistas. Para los que son lo primero y también para los que aseguran ser lo segundo pero continúan mirando así, como de reojo, con desconfianza, con un "yo soy el socio número (añádase la cifra) y he visto de todo". Luego, en público, intentan disimular y subirse a la ola antes de que esta se los trague. Porque este Córdoba CF ha de convencer incluso a los propios, esos que aunque llaman a los ajenos lo hacen con la boca pequeña, esperando ese silencio momentáneo de la desilusión ("ya lo decía yo") o intentando sembrar la desesperanza ("no hablemos de ascenso"). Dos tercios de campeonato y el equipo durmiendo en cuarta posición. Igual hay que hablar de eliminatorias o ascenso en la jornada 41. Ahí aparecerán a lo Sandro Rey sin peluca, a modo de videntes. Tiempo de retratarse. Tiempo de apuntarse definitivamente.

 ¿Tener fe? Este equipo ya no necesita la fe de los suyos, porque ha demostrado palpablemente hasta dónde es capaz de llegar, lo cual no significa forzosamente que lo logre. Pero tiene capacidad. Así, más que fe, es una entrega a la demostración empírica de los hombres de Jémez cada semana. Para entendernos: no hay que seguir un ente etéreo porque alguien asegure que existe un dios a las orillas de El Arcángel favorecedor de todo sueño posible para con lo blanco y verde, sino que esa convicción viene provocada por la demostración de este Córdoba día a día, semana a semana. Números, juego, perseverancia, alternativas, herramientas de superación, capacidad de creación... Fútbol.

 Posiblemente por ello y a alguna ayudita añadida casi 15.000 almas se dieron cita en el coliseo ribereño para demostrar que este equipo no está solo. Incluso ha sido capaz de generar más que sus antecesores de las últimas campañas para provocar una masiva afluencia a El Arcángel. Casi 15.000. Espectacular el instante del himno. Y si se dijo durante la semana, cada día desde el lunes, que se viviría una fiesta, el equipo de un Paco Jémez que crece exponencialmente con los suyos no defraudó, a pesar de algún augurio interesado, y se sobrepuso a los problemas, fueran coyunturales o no. Y no fueron pocos.

Porque el Córdoba no saltó al césped de El Arcángel siendo él mismo. El equipo que incluso atrancado es capaz de levantar el ánimo de su parroquia y, a veces, cuando juega de visitante, hasta el de la parroquia rival. Le faltó chispa, frescura, claridad de ideas y hasta cierta fluidez. Pero es la grandeza de este grupo. En ocasiones ha cuajado obras impresionistas, pero hasta en los cuadros con tonos más grises deja un destello, quizás dos, de colorido. Y ante un enemigo que solo vino a defenderse (el Huesca pasó la línea del centro del campo por primera vez en el minuto 16) es suficiente.

No hubo arreón inicial, ni acogotamiento del enemigo por clara y manifiesta superioridad en el juego como en partidos anteriores. Los hombres clave para ello como Borja y Caballero, principalmente, o López Silva, más intermitente aunque suficiente, dejaban a los blanquiverdes como un equipo con alma, con corazón... Y con vida gracias a Fernández y a Airam. El canterano subió la banda en una jugada iniciada desde atrás y el canario remató con instinto de nueve , de goleador, de killer . El penalti y otra ocasión clara fallados por el doble anotador ayer ayer no desmerece su partido. Un punto más de físico y Jémez tiene una afiladísima punta de lanza.

El bajón en la fiesta vino provocado por la lesión de Gaspar. La salida del capitán pareció dejar en depresión al grupo como si se hubiera ido el alma del guateque. Pero también, insistimos, faltó chispa física y sobró alguna irresponsabilidad como la de David Prieto. Siempre será mejor la posibilidad de encajar un gol que cambiar esta por un penalti y dejar el equipo con uno menos. Camacho no falló a pesar de que Alberto García, nuevamente salvador con una mano a Antonio Núñez minutos antes, le adivinó el lanzamiento. Todo se compensó unos instantes después con las mismas circunstancias pero en el área contraria. Corona se iba a la ducha antes de tiempo al igual que el central blanquiverde y Airam marraba la pena máxima.

Pero la grandeza de este equipo es que incluso en la irregularidad, enmedio de momentos grises y lastrado por innumerables --y confiemos que puntuales-- problemas físicos como los tuvo ayer, aparece de nuevo un López Silva para dejar un trazo de su calidad a modo de asistencia a Airam. El onubense no quiso que la fiesta decayera a pesar del adiós a la misma de Gaspar y Caballero, y el canario tuvo instinto asesino, ese que tanto se le ha reclamado a este equipo desde el inicio de campaña. El gol final de Borja García no hacía sino certificar que el Huesca era un enemigo menor. Tanto que ante un Córdoba a medio gas por problemas externos (y quizás alguno de programación interna) es capaz de superarle con solvencia y garantía.
Al final la fiesta fue completa, aunque con algún vaso roto. Jémez tiene vajilla para recomponer y ya lo ha demostrado. Queda alguna juerguecilla más. Llegan Charles y Hervás o Ximo como central. Mientras los Sandros Rey Aídas con sus llamativos decretos sobre el futuro juegan alyoyalodijismo la mayoría de los 14.409 de ayer (y más) prefieren agarrarse a la realidad que ven y disfrutar. Y soñar.

Estadio: El Arcángel
Asistencia: 14.409 espectadores
Terreno de juego: Bien

Alberto García (1), Fernández (17), Gaspar (4), David Prieto (22), Fuentes (3), Borja (10), López Garai (14), Caballero (21), Fede Vico (29), López Silva (19) y Airam (24).
Cambios:
Alberto García (20) por Gaspar en el 39', Ximo Navarro (15) por Vico en el 61' y Dubarbier (16) por Caballero en el 73'.
Luis García (30), Llamas (23), Corona (20), Rivas (16), Sastre (2), Sorribas (15), Camacho (10), Núñez (7), Rosas (4), Omar (14) y Roberto (9).

Cambios:
Jorge Larena (11) por Sastre en el 45', Josetxo (17) por Omar en el 61' y Tariq (18) por Rivas en el 73'.
LOS GOLES

1-0 (28') Buena jugada por la derecha iniciada por Gaspar. Fernández sube y lanza un gran centro que remata sobre la marcha Airam.

1-1 (51') Camacho, de penalti de David Prieto sobre Roberto.
2-1 (64') Airam supera un mano a mano ante Luis García tras gran asistencia de López Silva.
3-1 (90') Borja García culmina una contra con centro final de Dubarbier desde la izquierda.

EL ARBITRO

AMOEDO CHAS (C. Gallego)
Nueva 'vedette' en el coliseo blanquiverde que consiguió 'triunfar'. Un disparate asistido en bandas por dos incongruencias. Expulsó a David Prieto (49') y al azulgrana Corona (57'). Amonestó por parte visitante a Sastre (18'), Rivas (54'), Luis García (58'), Camacho (65') y Tariq (82').


video

Fuente de video: marca.com


martes, 6 de marzo de 2012

En Jerez, como en casa (1-2)

http://videos.grupojoly.com//0001042500/0001042849.jpg
 El conjunto de Paco Jémez rompe en Chapín su mala racha en los viajes y se afianza como candidato a lo máximo. Borja y Fede firman los tantos de un Córdoba eficiente y muy motivado 


 Raúl Díaz El dia de Córdoba

Que el Córdoba gane un partido no es noticia. Que lo haga lejos de El Arcángel, sí. Casi cuatro meses después de su último triunfo como foráneo, el conjunto de Paco Jémez apuntaló su candidatura al ascenso en un campo talismán, Chapín. Tras un primer periodo insulso, Borja García anotó el 0-1 con su undécima diana en este campeonato y Fede Vico neutralizó las tablas firmadas por Pablo Redondo en dos acciones calcadas, con voleas a raíz de sendos saques de esquina. El zurdazo del centrocampista juvenil amarra la sexta plaza y obliga al Elche a ganar hoy en Almería para no verse a dos o tres puntos.

Sin los sancionados Fuentes y Carlos Caballero ni David Prieto, baja de última hora por lesión, Paco recompuso el once con los tres refuerzos invernales: Ximo Navarro, Dubarbier y Airam Cabrera, de nuevo elegido en detrimento de Patiño y Pepe Díaz, fueron titulares ante un Xerez que iba sacando la cabeza al haberse impuesto en los tres encuentros anteriores. López Silva centró su posición en el infructuoso afán por tener la pelota, ya que el cuadro azulino mandó en los primeros compases con su fútbol físico, basado en los balones largos. Las arrancadas de José Mari caían en saco roto por la firmeza de Gaspar y el carácter hiperactivo de Ximo.

El Córdoba no salía con comodidad desde atrás ante un adversario fiero, más ducho en el cuerpo a cuerpo. Tampoco le ayudaba el irregular estado del césped. Su primera llegada se produjo en el minuto 11, precedida de un córner en contra, y acabó con un latigazo desviado de Fernández. A la contra. El contrario trataba de llevar la iniciativa a su manera.

La atención médica a Raúl Cámara y José Mari ralentizó el ritmo de un partido en el que el Córdoba no llevaba las riendas con soltura. Por eso buscaba sin eslabones al delantero, Airam, que hacía lo que podía de espaldas al arco. Por su parte, Borja García arrancaba demasiado lejos de los dominios de Toni Doblas. Así transcurrió el primer cuarto del choque, sin un dulce que echarse a la boca.

Un derechazo de López Garai desde la corona del área que se escapó por poco, un centro de Ximo despejado al vuelo por Doblas y un golpe franco ajustado por López Silva vinieron a confirmar que el Xerez había dado un paso atrás. Pero Chapín recobró el ánimo con un testarazo manso de Íñigo Vélez (con 194 centímetros, cualquiera…) y una presión voraz que obligó a Alberto García a conceder un saque de banda. También traspasó la raya Cámara, quien cedió el testigo al incombustible Campano al no recuperarse de sus molestias. Un nuevo par para Dubarbier, que andaba desaparecido.

Aunque la clarividencia brillaba por su ausencia, el Córdoba machacaba la construcción con el portero, los centrales y el perenne auxilio de López Garai. Mucho toque inocuo, en su propio campo. A cuentagotas, el balón fluía hasta la mitad opuesta. Doblas tuvo que desviar a córner un tiro de Borja, López Garai no cazó la prolongación de Tena en ese saque de esquina y Mendoza lanzó a las nubes tras una falta lateral que costó la amarilla a Dubarbier. Antes la habían visto Cordero y Borja García, con el agravante de que el talentoso jugador madrileño queda apercibido. Una mala noticia para lo que queda.

Impreciso en los cambios de orientación, una herramienta de oro cuando hay atasco en el medio, el Córdoba tampoco sacó provecho a un descuento más largo de lo habitual: tres minutos. La prolongación se consumió con una jugada que dejó ojiplático a Paco Jémez: Dubarbier había burlado la vigilancia de Campano con un caño de espuela y fue sancionado con falta en ataque. Para reflexionar.

Porque en el fútbol, a veces, suceden cosas absurdas. Por ejemplo, que López Silva se pierda un par de minutos porque David Lombán le rasgue la media con un plantillazo de tono naranja. Javi Hervás regresó de la caseta con la firme voluntad de asumir el control del derbi y el Córdoba lo agradeció, aunque se le iban difuminando las opciones de ganar por su falta de concreción en los últimos metros. Hasta que apareció el que casi siempre aparece: Borja rompió el fuera de juego planteado por una zaga adelantada, pinchó un envío bombeado de López Silva y la mandó a la cazuela. 11 goles que más bien son golazos.

El Xerez se revolvió con el amor propio de sus veteranos y no tardó en empatar, apenas cinco minutos. Paco ya tenía preparado el cambio de Dubarbier por Fede Vico cuando Pablo Redondo cazó el despeje de Alberto García tras un córner ejecutado por Capi después de que el guardameta se luciera en un obús de Mendoza. Volver a empezar. Eso sí, con Fede, que salió dispuesto a dejar en evidencia a Campano. 16 años les separan.

Airam, con una parábola blocada por Doblas, y José Mari, con una buena parada con rectificado de Alberto, estuvieron cerca de marcar. Los tantos habían dado otra dimensión a un duelo más vistoso, más abierto, mucho más entretenido que el del primer tiempo. Y Jémez pensó en Patiño para dar un giro de tuerca. El ex del Sanse asistió a varias embestidas del conjunto local, plasmadas en centros que cruzaban el área, antes de relevar a Airam.

Una jugada calcada a la de la igualada devolvió la ventaja a los visitantes con 20 minutos por delante. Fede Vico estrenó su cuenta en Segunda División con un chut que cruzó un mar de piernas hasta tumbar a Doblas. La efervescencia de la juventud ponía en bandeja de plata la tan añorada victoria a domicilio. Y Alberto García se aferraba al botín con seguridad en todas sus intervenciones.

Mientras Vicente Moreno había pensado en el brío de Israel para revertir la situación, Paco recurrió al músculo con Alberto Aguilar en perjuicio de López Silva. Los dos suplentes chocaron en una infracción que dio a Campano la oportunidad de lucir su vitola de especialista, pero el número 1 volvió a ejercer como tal aguantando en su palo. Faltaban diez minutos. Y seis cuando Tato quemó el último cartucho desde el banco: un punta por un pivote, Rafa García.

El derbi era de un Córdoba teñido de rojo fuego, rojo pasión. Al Xerez no le quedaba otra solución que algún rebote afortunado en los balones a la olla. Ver a Tato bregando y a José Mari suspendido en el aire despertaba el temor a no ganar, mas el Córdoba se defendió con uñas, dientes y algún que otro pelotazo y ni siquiera echó en falta un mano a mano desperdiciado por Javi Patiño. La victoria, la ansiada victoria a domicilio, era un hecho. A ver quién lo baja ahora de ahí.
Ficha técnica:

1 - Xerez: Toni Doblas, Mendoza, Lombán, Cordero, Iñigo Vélez, Rafa García (Tato, m. 84), Capi (Israel, m. 71), Pablo Redondo, Raúl Cámara (Campano, m. 32), Robusté y José Mari.

2 - Córdoba: Alberto García, Gaspar, Borja García, López Garai, Ximo Navarro, Dubarbier (Fede Vico, m. 59), Fernández, López Silva (Alberto Aguilar, m. 76), Airam (Patiño, m. 69), Tena y Javi Hervás.

Goles: 0-1, m. 53, Borja García; 1-1, m. 58, Pablo Redondo; 1-2, m. 70, Fede Vico.

Arbitro
: Santiago Jaime Latre (c.aragonés). Amonestó a los locales Cordero, Lombán y Pablo Redondo; y a los visitantes Borja García, Dubarbier, Ximo Navarro y Alberto Aguilar.

Incidencias
: Partido correspondiente a la vigésima séptima 8.435 espectadores en Chapín. El club, las peñas, los veteranos y la Fundación Xerez CD rindieron un homenaje al capitán Jesús Mendoza al ser el jugador que más partidos ha disputado con la camiseta del equipo azulino. Los jugadores del Xerez exhibieron una pancarta de ánimo al técnico argentino Néstor Gorosito, que convalece de un accidente.


video