viernes, 28 de octubre de 2011

El Córdoba gana en Elche (0-1)



R.P. / EFE
26/10/2011 (Diario Córdoba)
Fotogrfía: laverdad.es

El Córdoba ha ganado por la mínima en Elche (0-1). Un gol de Borja en el minuto 90, cuando el jugador blanquiverde estaba lesionado, dio el triunfo a los pupilos de Paco Jémez ante un candidato al ascenso. El Córdoba suma ya 18 puntos y presenta su candidatura al ascenso tras un partido en el que supo sufrir, ya que en la segunda parte fue mejor el cuadro local, pero que sacó rentabilidad al gol de Borja. Cerra fue expulsado y no jugará el sábado ante el Hércules.

El partido arrancó con mucho ritmo por parte de los dos equipos, aunque el Córdoba, con la defensa muy adelantada, llevaba la iniciativa mientras que los ilicitanos dieron un paso atrás, cediendo terreno al rival, que llegaba con facilidad pero sin crear ocasiones.

El encuentro, no obstante, carecía de calidad, se trabó y solo lo mantenía en pie lo incierto del marcador, pese a que los ilicitanos tenían más presencia en la parcela visitante.
La segunda parte se inició con dos jugadas polémicas; no se había cumplido el primer minuto cuando se anuló un gol a Ángel, tras pase de Perico, por un posible fuera de juego y, en la segunda, se pidió penalti por un derribo a Xumetra, en el 50.

El partido, al igual que en la primera mitad, decayó tras los primeros compases, aunque las tornas cambiaron y eran los locales quienes llevaban la iniciativa, con el Córdoba jugando al contragolpe.

Linares, en el primer balón que tocó, tras sustituir a Ángel, cabeceó muy desviado cuando lo más fácil hubiera sido hacerlo entre los tres palos. Perico, en el minuto 84, remató demasiado cruzado desde la frontal del área visitante. Palanca, en el 85, estrelló el balón en el larguero.
El Elche, en los últimos copases del partido, arrinconó al Córdoba, que daba la sensación de conformarse con el empate, pero, en la única llegada que tuvo, Borja, en el minuto 88, marcó el tanto que supuso la victoria cordobesa.
Ficha técnica

0 - Elche: Juan Carlos, Flaño, Etxeita, Pelegrín, Edu Albacar, Xumetra (Palanca, m. 63), Mantecón, Luque, Perico, Kike Mateo (Nicki Bille, m. 46) y Ángel (Linares, m. 81).

1 - Córdoba: Alberto García, Cerra, David Prieto (López Garai, m. 69), Gaspar, Fuentes, Borja García, J. Hervás, Alberto Aguilar, López Silva (Quero, m. 68), Charles y Pepe Díaz (Patiño, m. 63).

Goles: 0-1, m. 88: Borja.

Arbitro: Ocón Arraiz (Comité riojano). Mostró tarjetas amarillas a los locales Ángel y Xumetra y a los visitantes Charles, Alberto y Alberto García. Expulsó, por doble amonestación, a Cerra, en el minuto 89.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de liga de Segunda División-Liga Adelante, aplazada en su día por la huelga de futbolistas, disputado en el estadio Martínez Valero, de Elche, ante 6.709 espectadores.


video


Enlace del video: marca.com

lunes, 24 de octubre de 2011

Paco Jémez en ¨Gol a Gol¨








El Córdoba cae ante el Depor (0-2)

http://videos.grupojoly.com//0000947000/0000947363.jpg
El Dépor anula al Cordoba y vuelve a al senda del triunfo


Fuente: EFE
Fotografía: eldiadecordoba.es

El Deportivo se reencontró con el triunfo lejos de Riazor, y lo hizo en El Arcángel ante una de las revelaciones de la liga, el Córdoba, al que maniató perfectamente en la medular para ganar por 0-2 con goles de Salomao y Riki, uno en cada tiempo, y auparse a la zona alta de la tabla.
Los deportivistas, que necesitaban resurgir tras dos partidos sin conocer la victoria y, sobre todo, tras mostrar muchas dudas fuera al perder en sus dos últimas salidas en Alcoy y Alcorcón, endosaron la segunda derrota de la liga al Córdoba, que no perdía desde la tercera jornada, en Valladolid, y llevaba invicto seis encuentros.

El Deportivo, con su técnico, José Luis Oltra, sentado ya en el banquillo al devolverle la Federación la licencia que le había retirado por una reclamación del Vecindario, no dejó pasar el tiempo y dejó claras sus intenciones desde el principio.
Al minuto de juego, el reaparecido Riki puso a prueba desde fuera del área al meta blanquiverde Alberto, que despejó a córner un disparo envenenado del ariete del conjunto blanquiazul.

Los visitantes metieron el miedo en el cuerpo a los cordobesistas y se hicieron con el mando del partido. Fruto de ello llegó la segunda gran oportunidad para los pupilos de Oltra, y de nuevo fue con un potente disparo desde la frontal del área, esta vez de Ayoze, que volvió a despejar a córner Alberto García pasado el cuarto de hora.

Tan patente era el dominio del Dépor que acabó por recoger frutos en el minuto 32 tras un gran pase de Guardado con el que Salomao le ganó la espalda a la aga blanquiverde para batir a Alberto García, tras regatearle en su salida.
Con el marcador a favor se fue el equipo gallego al descanso ante un Córdoba impotente, que no se encontraba a gusto en el campo.

En la segunda mitad, los blanquiverdes lo intentaron ante un Dépor más conservador y que fue perdiendo fuelle con el paso de los minutos, aunque aguantó el marcador sin mayores apuros para redondear el triunfo a once minutos del final, al marcar a la contra Riki el 0-2 definitivo en una jugada individual.

- Ficha técnica:

0 - Córdoba: Alberto García; Fernández, Tena, Gaspar (Carlos Caballero, m.66), Fuentes; Quero (Borja García, m.46), Hervás, López Garai(Pepe Díaz, m.80), López Silva; Charles y Patiño.
2 - Deportivo de La Coruña: Aranzubia; Laure, Aythami, Colotto, Ayoze; Guardado, Valerón (Juan Domínguez, m.67), Jesús Vázquez, Álex Bergantiños, Salomao (Saúl, m.60); Riki (Lassad, m.80).

Goles: 0-1, M.32: Salomao. 0-2, M.79: Riki.
Árbitro: Arcediano Monescillo (Colegio castellano-manchego). Amonestó al local Tena y a los deportivistas Jesús Vázquez, Colotto, Ayoze y Aythami.

Incidencias: Partido de la décima jornada disputado en El Arcángel ante 9.672 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.




domingo, 16 de octubre de 2011

Pide un reto mayor (0-0)

http://www.cordobacf.com/repositorio_new/Raiz/PARTIDOS%20LIGA%2011-12/CARTAGENA-CCF/CARTAGENA%20CORDOBA%20%20212011-10-15b.jpg
El Córdoba regresa de Cartagena con un punto que le mantiene en el mismo puesto tras un encuentro equilibrado en el que tuvo, sin embargo, las mejores ocasiones, un palo entre ellas

IGNACIO LUQUE / Diario Córdoba

Fotografía: cordobacf.com

Estadio: Cartagonova

Asistencia: 7.120 espectadores, con presencia blanquiverde

Terreno de juego: Mal

Reina (1), Txiki (4), Abraham Paz (24), Chus Herrero (7), Kijera (23), Toni Moral (16), Mariano Sánchez (6), Dimas (10), Collantes (17), Alvaro Antón (18) y Asier Goiria (9).

Cambios

Iván Bolado (21) por Goiria (30') y Lafuente (11) por Alvaro Antón (67').

Alberto García (1), Cerra (2), Tena (25), Gaspar (4), Fuentes (3), Quero (23), López Garai (14), Javi Hervás (28), López Silva (19), Charles (11) y Javi Patiño (9).

Cambios:

Fernández (17) por Cerra (46'), Pepe Díaz (7) por Quero (60') y Alberto Aguilar (20) por Charles (87').

El árbitro

Prieto Iglesias (C. Navarro)

Mal. Permitió el juego duro local, se ahorró más de una cartulina y, quizás, un penalti a favor de los visitantes. Amonestó a Txiki (33') y Kijera (37') por los locales y a Gaspar (20'), Tena (32'), López Garai (65') y Charles (67') por parte blanquiverde.

Un punto y p'a casa. El Córdoba, junto al Sabadell, se ha convertido en la revelación de este inicio de campeonato y ambos mantienen el ritmo de los Hércules, Almería o Deportivo de La Coruña, este último, próximo rival de los blanquiverdes en El Arcángel. Mayor mérito de los de Jémez, si cabe, que continúan ilusionando con la Copa del Rey, torneo que influyó, por lo físico, en el encuentro que disputaron ante un Cartagena al que si dejan trabajar con paciencia saldrá del sótano de la clasificación sin ninguna duda.

Porque los albinegros tenían claro el rival que tenían enfrente, de ahí la transparencia de Javi Hervás en la primera parte y casi la nula o muy dificultosa aportación de las bandas al juego de ataque del equipo cordobesista. Por lo tanto, Javi López sabía cómo eliminar el peligro blanquiverde, al menos en ese primer acto, aunque no tanto cómo hacer daño.

Pero esa incógnita para el técnico albinegro la despejó Collantes, que tuvo en esos primeros 45 minutos demasiada libertad concedida por un Cerra que iba con una marcha menos. En contraposición, por la otra banda, Fuentes se las tenía tiesas con Toni Moral, que a pesar de mostrarse muy activo e intenso por momentos, no logró en ningún instante inquietar al de La Fuensanta, que poco a poco va consiguiendo galones.

En el centro de la retaguardia, demasiados problemas en ese primer acto, la mayoría de ellos por el desequilibrio que provocaba el desigual duelo de Collantes y Cerra, como se ha dicho, y también por un colegiado, Prieto Iglesias, que no midió por igual. Los damnificados, Tena y Gaspar, que a la media hora de juego ya estaban con una amarilla. Debió ocurrir lo mismo en el bando rival, pero el navarro no quiso amonestar a Abraham Paz cuando golpeó a Patiño, que había habilitado a Charles para que el brasileño firmara la mejor ocasión blanquiverde de todo el partido. El disparo al palo del pichichi del Córdoba rompió el tono en ese primer acto. De ahí hasta el descanso fue el equipo de Jémez el que ya hizo mayor acto de presencia con tres llegadas, aprovechándose del desfonde de Collantes y de la momentánea falta de ideas local.

Jémez lo vio claro en el descanso. Introdujo a Fernández en el lateral derecho y no solo el Cartagena bajó dos marchas el ritmo, sino que volvió a aparecer Javi Hervás y las llegadas por banda eran más limpias, con más intención, con mayor peligro. Al interior izquierdo albinegro solo le quedó fuelle tras el descanso para habilitar a Moral, pero éste se topó con Alberto García, tan centrado en el juego como errático en los saques de puerta. Y el canto del cisne llegó con otro disparo de Collantes que se encontró de nuevo con el catalán.

A partir de ahí, el Córdoba fue tomando el mando progresivamente, de manera directamente proporcional a la presencia de Javi Hervás. Las llegadas de Quero y de López Silva fueron más constantes, apoyándose unas veces en Charles y otras en Patiño, que recibió en la tarde de ayer la más grande, acá de Abraham Paz, allá de Chus Herrero, acullá de Mariano Sánchez. El trío albinegro dio al madrileño un curso acelerado de adaptación a la Segunda. A pesar de todo, el delantero la tuvo cuando se fue entre los tres, encarando a Reina. Le faltó ese acelerón final para poder disparar mínimamente a gusto, por lo que el arquero local recogió el balón mansamente (min. 67). Pero el partido se desniveló sensiblemente a favor del Córdoba.

El Cartagena se entregó al desequilibrio que provocaba Collantes con su par, Cerra, y a la presión que ejercía sobre el centro del campo blanquiverde, en donde no aparecía Javi Hervás

Fernández tardó 10 minutos en tapar la banda derecha y el nivel físico albinegro descendió en la segunda parte, lo que provocó la reaparición del centro del campo cordobesista

El propio Javi Hervás tuvo una de las dos mejores ocasiones blanquiverdes en esa segunda parte, incorporándose como segunda línea de ataque, en un último tercio de encuentro en el que los de Jémez buscaban ya los tres puntos. Ayudó a ello la introducción de Pepe Díaz en la banda, que produjo un efecto de preocupación en el lateral albinegro formado por Txiki y Toni Moral. El cuco, precisamente, fue el origen de una nueva ocasión, en forma de contrataque, que terminó con la participación de Patiño, Javi Hervás y Charles. El balón, finalmente, llegó a López Silva que, solo ante Reina, disparó demasiado alto.

Pero poco después, en un inicio similar, se notó la falta de gasolina, amén de instinto asesino, en la escuadra blanquiverde. Pepe Díaz se encontró prácticamente solo, buscando un amigo a quien pasar el esférico. Cuando los encontró, la falta de ideas cerca del área era evidente. El partido se murió, finalmente, porque el Cartagena daba el punto por bueno y porque el Córdoba, aun con deseo de lograr los tres, no tenía cuerpo ni acierto en el remate final para llevárselos.

Siendo bueno, muy bueno, y reconociendo los méritos, muchos, de este Córdoba, no todo es perfecto. Un competidor nato como Kobe Bryant comentó, tras lograr un anillo de campeón que "todo lo negativo que se me ha trasladado en los últimos meses sobre mi juego y estadísticas (presión, desafíos...) lo he convertido en una oportunidad para mí de crecer". La prueba del algodón, como dijimos hace semanas, le viene ahora a este Córdoba que, aun con su escasez goleadora, afronta una etapa en la que comprobará si puede discutir su lugar en la tabla clasificatoria con los Depor, Hércules, Elche o su compañero en la sorpresa de esta Liga: el Sabadell. El Córdoba busca un reto mayor.


video


Enlace del video: marca.com

viernes, 14 de octubre de 2011

Una fiesta a lo grande (1-1) 3-2

Una fiesta a lo grande

El Córdoba estará mañana en el sorteo de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey (Real Betis, próximo rival). Sufrió hasta los penaltis para llevarse el billete para la siguiente ronda. En la tanda se impuso por 3-2. Había empatado a uno en el tiempo reglamentario y en la prórroga. El conjunto de Paco Jémez no se exhibió como otras tardes. Incluso, lo pasó mal en la primera mitad y en algunos minutos de la prórroga, pero hizo una segunda parte en la que puso sobre la mesa méritos suficientes para conseguir la clasificación.

El técnico volvió a encontrarse con los fantasmas del tiempo añadido de hace cuatro años. Pero, esta vez tuvo tiempo para rectificar. Charles adelantó a los blanquiverdes en el inicio de la segunda parte, cuando Jémez interpretó con acierto los cambios y una variante de sistema para recuperar un balón que tuvo el Huesca en el primer acto. Sin embargo, los de Quique Hernández no lograron el empate hasta que Corona, de cabeza, aprovechó un desajuste defensivo. Amoedo Chas dio cuatro minutos de prolongación sobre el noventa. Se había pasado ese tiempo cuando el defensa igualó el partido y forzó la prórroga. En la media hora extra, el Córdoba sufrió el agotamiento físico. Pero aguantó el marcador. Los penaltis fulminaron la injusticia arbitral con el reloj.

El Córdoba entró en escena con muchas novedades en el equipo titular. Y estuvo desconocido en el primer acto. El Huesca generó superioridad numérica en la medular. El trivote de Hernández no permitió a Caballero y Aguilar entrar en contacto con el balón. El dominio oscense se patentó en dos datos: tuvo mucha más posesión y generó las mejores ocasiones para adelantarse.

La escuadra de Jémez no conectó de inicio con los 11.500 espectadores. El juego del Córdoba y las promociones del club consiguieron la mejor entrada de la temporada, pero el despliegue del primer acto no enamoró. El bloque estuvo desconocido, sin balón y sin ideas. El Huesca porfió con peligro el marco local.

La hueste del extécnico blanquiverde tuvo las mejores ocasiones para desnivelar el marcador al filo de la media hora. El modelo de concesión de las oportunidades fue idéntico al de los últimos partidos: pase para coger la espalda a la defensa y plantarse solo ante el meta. Primero, Gilvan lanzó desviado. Luego, Lluis Sastre se encontró con una excelente parada de Alberto García.

El Córdoba necesitaba un centrocampista más o retrasar a alguno de los delanteros para equilibrar el dominio visitante. Balsas pagó la falta de movilidad del equipo hasta el intermedio. Jémez lo retiró para dar entrada a Pepe Díaz. En cualquier caso, sólo cabía una posibilidad: la mejoría en el juego. Así fue. Especialmente, tras la entrada de López Silva por Fede (m. 52). Paco cambió el sistema. Pasó a un 4-2-3-1 que, a veces, parecía un 4-3-3. Con los efectivos equilibrados en el medio, el Córdoba comenzó a parecerse a sí mismo. Lo probaron Quero y López Silva desde fuera del área. Aunque esta vez fueron los locales quienes ganaron la espalda a la zaga aragonesa. Charles se marchó en velocidad, se plantó solo ante Cabrero y lo batió por bajo (1-0, m. 58). Se lo dedicó a los dos hermanos Bretón desaparecidos esta semana en la capital.

Hernández reaccionó. Movió el banquillo nada más producirse el gol. Entraron Roberto y Camacho por Tariq y Molina. Un cambio de hombre por hombre, aunque con Camacho ganaba profundidad en ataque. El Córdoba mantuvo el control. Tanto, que Aguilar pudo sentenciar con un disparo desde la frontal que desvió Cabrero (m. 63). El ritmo bajó, pero las oportunidades siguieron en las botas locales. Quero lo intentó (m. 74).

El Córdoba trató de gestionar bien el último cuarto de hora. De hecho, no sufrió apenas ocasiones en contra en ese tiempo, salvo un disparo lejano de Ochoa. El público había celebrado el triunfo con la ola. Pero, el árbitro dio 4 minutos de prolongación. Se superaron. Como ante el Poli Ejido hace cuatro años. Corona emergió de la nada en el área pequeña para cabecear a la red una acción rapidísima cuando el colegiado ya tenía el silbato en la boca para pitar un final que alargó injustificadamente.

El Huesca forzó la prórroga. Quizás lo había merecido por la primera mitad, aunque fue desbordado claramente tras el descanso. El físico jugó a su favor en el tiempo extra. El Córdoba se partió y le faltó aliento para conseguir desnivelar el marcador. El rival estuvo más cerca de llevarse el pase en este tiempo. Gilvan y Roberto perdonaron una acción clarísima nada más empezar la media hora. El cuadro local sólo respondió en una acción que no supo definir Pepe Díaz. El resto fue esperar a que pasaran los minutos entre pérdidas de tiempo, calambres, equipos partidos en dos y con el balón de ida y vuelta.

Hubo que ir a la tanda de penaltis para decidir la eliminatoria. El Córdoba estuvo más acertado. Ganó 3-2 en ella. Marcaron Charles, Díaz y Quero. El error de López Silva en el cuarto lanzamiento quedó en un susto gracias al fallo de Gilvan en el quinto disparo oscense, que se unió a los previos de Roberto y Sorribas y los aciertos de Camacho y Jokin.


Fuente: ABC.es


Tanda de Penaltis



martes, 11 de octubre de 2011

1-1 Córdoba y Villarreal B apuestan por el fútbol y empatan con justicia

http://videos.grupojoly.com//0000937500/0000937937.jpg
eldiadecordoba.es

Justo empate entre Córdoba y Villarreal B en un partido intenso y con una apuesta por el fútbol de toque de uno y otro equipo.

La presión e intensidad local era cada vez mayor, y en una jugada en el interior del área Patiño buscó la red pero encontró la mano de Jaume Costa. El penalti fue claro, pero Bikandi Garrido no lo pitó.

Acto seguido, corría el minuto veinte, en una rápida contra de los amarillos Joselu recibió una pelota en profundidad de Pedro Vázquez, encaró a Alberto García y le batió por bajo de manera certera.

El Córdoba acusó enormemente el golpe. Perdió el sitio por completo y aparecieron las dudas en defensa. Así hasta en dos ocasiones los amarillos pudieron hacer el segundo, primero en una mala cesión con la cabeza de Tena que obligó a Alberto García a salir a tapar para salvar ante Joselu.

El encuentro se metió en el tramo final de la primera parte, en la que pasó lo contrario al comienzo. El Villarreal B estaba en su mejor momento, hasta el punto de que en otro desajuste defensivo. Fuentes y Gaspar, Joselu se plantó otra vez solo ante Alberto García, pero esta vez ganó el cancerbero, con una parada inmensa.

En la segunda parte el Villarreal B salió mejor, aunque el nivel de intensidad bajó, pero en los últimos cinco minutos pudo ganar cualquiera.

- Ficha técnica:

1 - Córdoba CF: Alberto García; Cerra, Tena, Gaspar, Fuentes; Quero (Fede, min. 73), Javi Hervás, López Garai, López Silva; Charles (Balsas, min. 80) y Patiño (Alberto Aguilar, min. 71).

1 - Villarreal B: Mariño; Mano, Dervite, Kiko, Jaume Costa; Marcos Gullón, Llorente, Iriome, Pedro Vázquez (Kike López, min. 75); Fofo y Joselu (Airam, min. 85).

Gol: 0-1, min. 20: Joselu.

Árbitro: Bikandi Garrido, del Comité Vasco.

Incidencias: Partido de la octava jornada de Segunda División, disputado en El Nuevo Arcángel ante unos 10.000 espectadores con terreno de juego en irregulares condiciones.


Fuente: EFE

video

Enlace del video: Marca.com

lunes, 3 de octubre de 2011

Un Córdoba 'alcorazado' (0-1)

Patiño (derecha) y Fede Vico corren celebrando el gol que supuso la victoria del Córdoba ayer en El Alcoraz.
El equipo de Paco Jémez da otro paso adelante logrando el triunfo en Huesca para dejar huella en la memoria blanquiverde. Solo le supera el del ascenso a Primera, hace medio siglo



Ignacio Luque / Diario Córdoba

Hay que empezar pidiendo disculpas a los derrotistas. A esos que dicen que les gusta el fútbol pero dan la espalda al equipo de su ciudad. A los que tienen garantizado, como mínimo, un 75% de probabilidades de felicidad, germen de su fatalismo para con el club que representa sus raíces.

De ahí que estén pendientes toda la semana de cualquier otro escudo, siendo así sus alegrías más celestiales : una Copa de Europa menos (lo siento, sigue siendo así aunque se empeñen en eso de Champions ), no llegar a los 100 puntos en Primera o discutir si un futbolista es "guapo, rico y buen jugador" o si otro es mejor que Maradona, Kubala o Goyo Benito.

Y hay que pedirles perdón porque son los mismos que durante esta semana no podrán preguntar aquello de: "Y el Córdoba, ¿qué? Otra vez ha perdido, ¿no?", con toda la carga de castigo para el receptor de la pregunta --paisano suyo--, y de intento de justificación íntima y pública por la desafección para con lo suyo.

Porque resulta que en esta temporada el Córdoba, ese Córdoba ahogado por todos lados, incluyendo parte de los que debían ser los suyos propios, se ha empeñado en ganar. Pero ganar reiteradamente. Y además empieza a hacerlo de una manera que convence exponencialmente. A cada victoria se le van viendo a este equipo de Paco Jémez más virtudes. También problemas: la cortedad de las opciones ante lesiones de algunos jugadores, la necesidad del trabajo estratégico defensivo ante las variantes del rival, la asunción del sistema por determinados elementos o la bisoñez de más de uno. Pero con todo eso, este Córdoba está ahí, en cuarta posición de la tabla.

Entre los seis primeros, tres de los previstos: el Almería, el Hércules y el Deportivo de La Coruña, y otros tres sorprendentes: Sabadell, Guadalajara y... el Córdoba, que está a un punto del líder y por delante de un trans- atlántico como es el Deportivo. Y Paco Jémez tiene situado a su equipo en ese puesto de privilegio por méritos propios. Sin ayudas. Ni en el campo y casi tampoco fuera. En el campo, la única derrota liguera fue en Valladolid y aún permanecen en la retina (y en los vídeos) los 60 minutos que ofreció en el Nuevo Zorrilla. Tampoco ha tenido arbitrajes el técnico blanquiverde como para invitar a una copa al colegiado de turno.

El de ayer, se sumó a la lista. Y, para rematar, el triunfo ante la Sociedad Deportiva Huesca llegó tras muchos minutos de trabajo táctico. Como dijo Angel Royo tras el encuentro, más parecía la primera parte "una partida de ajedrez" que un encuentro de fútbol. El entrenador aragonés se había empeñado en quitar el balón al Córdoba. Era la clave que veía para poder imponerse a los blanquiverdes y lograr el primer triunfo ante su parroquia.

Ello derivó en un primer acto que rozaba lo anodino. El Huesca se apuntaba a que el rival no le hiciera daño y como principal bagaje ofensivo ofrecía infinidad de balones largos a Roberto. Los de Jémez, por su parte, intentaban continuamente jugar raso, pero la presión local desbarataba toda opción. Ante la imposibilidad de que Javi Hervás tuviera cierta fluidez, el Córdoba se empeñaba en subir el esférico por la banda izquierda, muriendo cada intento en la línea de mediocampo oscense. Hubo una pequeña excepción en los últimos minutos de esa primera parte, en la que Charles obtuvo el fruto a su intenso trabajo entre líneas en un par de oportunidades. Muy poco juego y menos ocasiones. El larguero de Sorribas casi no puede considerarse.

Y en la segunda parte, la imposición del juego del Córdoba. No fue un vendaval de ocasiones, ni falta que le hizo. Pero sí de entender cómo había que conseguir el triunfo. Y se obtuvo por la fe del equipo. Los presentes lo adivinaban, sin echar mano a fatalidades ni victimismos. El gol llegaría y así lo hizo por medio de un inconmensurable Patiño, tras iniciar la jugada Fede Vico. Pero si alguien destacó en esa segunda parte por juego fue Javi Hervás. Lecciones de fútbol con poco más de 20 años para demostrar que este equipo ya ha pasado el examen de selectividad y precisa de pruebas más contundentes para buscar el título de graduado.

Porque este Córdoba ya ha demostrado, por números y por juego, que necesita mayores empresas y compromisos. Los que le plantearán próximamente esos transatlánticos llamados Deportivo, Hércules o Elche y que serán la mejor piedra de toque para comprobar a qué puerto es capaz de llegar el conjunto de Paco Jémez. Mientras esas naves llegan, el Córdoba ya ha demostrado que es un alcorazado . Y, además, haciendo historia.

Ficha técnica:


0 - Huesca: Cabrero; Rafel Sastre, Josetxo, Helguera, Toni; Luis Sastre (J. Martínez, minuto 64), Sorribas; Molina, Camacho, Gilvan (Jokin, mto. 83), y Roberto (Tariq, minuto, 57)

1 - Córdoba: Arias; Cerra, Tena, Gaspar, Fuentes ( Fernández, minuto 66), Quero (Vico, minuto 70) Garay, Hervás, Silva; Charles,y Patiño (Aguilar, minuto 85).

Gol: 0-1, minuto 80, Patiño

Arbitro: Miranda Torres. Colegio catalán. Mostró tarjetas amarillas a: Josetxo y Camacho, y en dos ocasiones a Rafel Sastre por lo que fue expulsado en el minuto 84 por parte de los locales; y a Patiño y Gaspar por parte de los visitantes.

Incidencias: Partido disputado en el campo del Alcoraz en tarde soleada, y terreno de juego en buenas condiciones ante unos tres mil aficionados.