martes, 31 de enero de 2012

Dubarbier, nuevo jugador blanquiverde

Riise vs. Dubarbier, 17 Sep 08
Riise vs Dubarbier en un partido de liga de campeones




 IGNACIO LUQUE / Diario Córdoba
 Fotografía: oleole.com

El argentino llega "con ganas de sumar, de jugar, corro mucho y seré útil al equipo" de Paco Jémez. Conoce la ciudad y le gusta, ya que "estuve allí para visitar a mi amigo, el 'Cachete' Oberman" 

Sebastián Dubarbier es la segunda incorporación blanquiverde en el mercado invernal de fichajes. Tal y como adelantó este periódico en su edición de ayer, el argentino resolvió el fleco que quedaba pendiente con su club de procedencia, el Lorient de la Ligue 1 francesa, que fue el primero en anunciar oficialmente la llegada de El Francés al Córdoba.

Mientras resolvía ese fleco, el jugador explicó a este periódico que "mi apuesta por el Córdoba es también de futuro", ya que el jugador ha renunciado a más de 100.000 euros con tal de volver a jugar. "Estoy contento de tener una opción para sentirme más importante en un equipo y contento de poder competir", manifestó el extremo zurdo, que explicaba además que recala en el conjunto blanquiverde "con ganas de jugar, de pensar en positivo y de seguir sintiéndome futbolista".
 
No son desconocidos el Córdoba y la ciudad para la nueva incorporación cordobesista. De hecho, su padre estuvo viendo el encuentro de los blanquiverdes contra el Elche el pasado domingo y fue dándole detalles tanto del partido como de cada uno de sus próximos compañeros. Además, Dubarbier ya estuvo en Córdoba hace dos años visitando a su gran amigo, Gustavo Oberman. "Sí, estuve allá viendo al Cachete Oberman y me gustó la ciudad y el ambiente que había alrededor del equipo; ahora yo vengo a aportar, a sumar y a estar en una ciudad que ya conozco y que me gusta".

El argentino pasará hoy reconocimiento médico en la clínica Asisa y será presentado a lo largo del día. Antes firmará el contrato de cesión que le liga al Córdoba hasta el próximo 30 de junio, periodo de tiempo en el que él pretende volver a sentirse como el futbolista que llegó a disputar varios partidos de Liga de Campeones, época en la que se pujó por él con varios millones de euros.

La apuesta que realiza ahora no le ha salido gratis. Dubarbier ha debido perdonar esos 100.000 euros para que el Lorient le permitiera viajar hasta Córdoba, club al que se enfrentó la pasada temporada, cuando militaba en el Tenerife, también en calidad de cedido, con victoria blanquiverde por 1-2. Mañana, con el regreso del equipo a los entrenamientos, podrán verse las primeras evoluciones del extremo zurdo con sus nuevos compañeros. Con Dubarbier se amplían las opciones del Córdoba para las bandas.

lunes, 30 de enero de 2012

Uno con pegada, otro, a pegar (Diario Córdoba)


http://videos.grupojoly.com//0001016000/0001016469.JPG 
El Córdoba vuelve a los puestos de ascenso tras deshacerse de un bronco Elche. Los de Paco Jémez se reencuentran con el gol a pesar de 'aceptar' en gran parte los planteamientos del rival 

IGNACIO LUQUE / Diario Córdoba
Fotografia: eldiadecordoba.es
 
2 - Córdoba: Alberto; Fernández, Gaspar, David Prieto, Fuentes (Ximo Navarro, m.80); Borja García, Javi Hervás, López Garai, López Silva; Carlos Caballero (Tena, m.67); Patiño (Charles, m.52).

0 - Elche: Juan Carlos; Carpio, Héctor Rodas, Pelegrín, Edu Albacar; Xumetra (Perico, m.71), Acciari (Generelo, m.60), Mantecón, Palanca; Nicki Billie y Ángel.

Goles: 1-0, M.35: Javi Hervás. 2-0, M.83: Borja García.

Árbitro: Sureda Cuenca (Colegio Balear). Expulsó en el minuto 63 al local Gaspar, por doble amarilla, y a los visitantes Edu Albacar, con roja directa en el 66 por agresión, y a Pelegrín, por la segunda amarilla en el 79. También amonestó a López Garai, López Silva y Javi Hervás, por el Córdoba, y a Carpio, Palanca, Héctor Rodas y Mantecón, por el Elche.

Incidencias: Partido de la vigésimo segunda jornada de Segunda A, la primera de la segunda vuelta, disputado en El Arcángel ante unos 10.600 espectadores, con terreno de juego en irregulares condiciones.

LA CRÓNICA

El fútbol es raro. Más que un torero con gafas. En El Arcángel se enfrentaban dos equipos con proyectos muy diferentes el pasado verano. El Elche, serio candidato para todos en la lucha por el ascenso visitaba a un Córdoba que se encontraba a solo tres puntitos después de una vuelta y que permanece en la tabla con idéntico gozo que el de la monja que abandona los hábitos y visita un local de copas nocturno por primera vez. Un mundo nuevo y feliz, como cantaba Karina.

Y desde el primer minuto se intercambiaron los papeles. Los franjiverdes llegaron con la idea de que no se jugara al fútbol, de agarrarse a una mínima esperanza, de que el rival no desplegara sus armas. Después del partido en el Martínez Valero y el de ayer habrá que convenir que Paco Jémez no le ha comido la tostada a José Bordalás. Además, se le ha bebido el café y ha dejado que pague él la cuenta.

Porque los ilicitanos plantearon un encuentro de apenas una hora. Y lo meritorio es que los blanquiverdes se adaptaron a lo que les planteó el enemigo. Un Córdoba bragado aceptó el envite, el choque de cuadrilátero de un Elche que en la primera parte no disparó entre los tres palos y que anduvo más preocupado de tapar a Borja y a López Silva (algo que consiguió al 50%), de evitar las transiciones rápidas de los blanquiverdes y, sobre todo, las circulaciones rápidas de balón, las combinaciones. En ese escenario se fajó un Córdoba que no anda, precisamente, sobrado de gol, y que ya sabía de antemano que no iba a disponer de demasiadas llegadas y aún menos ocasiones. Pero aceptó jugar en el campo rival . Con sus planteamientos, con sus armas.

Con ello, el Córdoba avisó. Cuando aún no se había ajustado el muro ilicitano, Juan Carlos tuvo que intervenir a disparo de Borja. Pero fue una mínima concesión. Esos primeros instantes de buena recuperación de balón de los locales dieron paso a una fase en la que el Elche se acorazó. El buen funcionamiento de la presión franjiverde provocó alguna precipitación en los de Jémez. Con todo, el Córdoba mantuvo la tensión competitiva, que es lo que exigen los equipos de Bordalás. No se vino abajo ni se aturulló, ni mucho menos se arrugó. Continuó con fe y, en ocasiones, hasta descaro. Como el de Borja en el minuto 25, rabona incluida, y detenido en un aparente penalti no pitado.

La grada aportó algo más de lo que le correspondía. La presión ejercida por El Arcángel tuvo mucho que ver con el desenlace del encuentro, con esa media hora final que el Elche ya no pudo (¿quiso?) jugar. Y, de repente, los blanquiverdes dieron de su medicina a los visitantes. No necesitaron 20 ocasiones ni innumerables llegadas. Tocándola desde atrás: Fuentes, López Garai, López Silva... Pase a Javi Hervás y el Córdoba por delante en el marcador. El plan visitante explotó en mil pedazos.

No necesitó el Córdoba un juego preciosista, ni transiciones rápidas. Ni tan siquiera excesiva profundidad por las bandas. Logró combinar en las tres ocasiones que el Elche le permitió en 45 minutos y aprovechó una de ellas. Los de Bordalás se fueron al descanso con la ofuscación de no cuadrarle las cuentas y aún menos el plan. En los pocos minutos antes de que el irresponsable Sureda decretara el final de la primera parte, los visitantes no hicieron mínima intención de modificar el esquema. Eso sí, Mantecón ya mostró un depósito de Vespino y Bille y Palanca, tener más piernas que cabeza.

El Córdoba intentó en la primera parte tener el balón o, en su defecto, aprovechar las escasas opciones que le dio el Elche... Y lo hizo. El gol de Hervás rompió a los de Bordalás
El Elche, muy presionado tras dos derrotas consecutivas, fue desquiciándose paulatinamente y terminó por salirse del encuentro. El Córdoba mantuvo la concentración
Diez minutitos concedió el Elche al Córdoba en la segunda parte. Una ocasión abortada por Alberto García, un par de llegadas con cierto criterio y la tensión competitiva se transformó en tensión a secas y con mayúscula. Y esta dio paso a las brusquedades.

En ese escenario de patio de instituto del Bronx en los años 70 fue irónico ver a Gaspar irse antes de tiempo a la ducha. Pero el que acabó de sacar los demonios de todos y cada uno de los ilicitanos fue un Charles que saltó al campo en plan estrella. Un expulsado, una amarilla, una asistencia e instalar el pánico entre los ilicitanos fue el bagaje de un brasileño que parece tener sangre italiana. O espartana. En todo caso, cada día que pasa está más claro que Charles nació en Brasil por accidente. La acción de macarra de Albacar dejó igualados numéricamente a ambos contendientes. Pero no era suficiente. Ciertos minutos de desconcierto por parte local, como si el rival aún estuviera en superioridad, se terminaron con la expulsión de Pelegrín. Hacía mucho que el partido no existía, pero con la salida del central ya no hubo opción alguna para evitar la fiesta en El Arcángel.

Jugadas con casi 20 pases finalizadas con disparo de un lateral, llegadas al área ilicitana a cargo de los hombres de mayor calidad local y, como remate, la enésima acción de Charles, dando el pase a Borja para que el madrileño, solo ante Juan Carlos, certificara el triunfo, el regreso a los puestos de privilegio y el pichichi del equipo en la actual temporada.

Se cerraba un encuentro extraño por la aceptación local finalizada en triunfo. El Córdoba demostraba una inusitada, sorprendente pegada, propia de un candidato de siempre al ascenso, ante un enemigo que concede poquísimo. El Elche, por su parte, llegó como sorpresivo aspirante a otras cotas y vino a pegar. Uno y otro tuvieron el premio que les correspondía.




video

 Fuente: marca.com

domingo, 29 de enero de 2012

Ver al Córdoba con el corazón (canal sur tv)


Nos acercamos a Córdoba para comprobar como vive el fútbol David, un invidente con madera de comentarista deportivo, en palabras de David: ¨no hay limitaciones para hacer lo que realmente te gusta¨.

jueves, 26 de enero de 2012

Ximo Navarro, refuerzo invernal

http://huelva24.com/upload/img/periodico/img_25761.jpg 
El lateral derecho firma hoy y llega apercibido: vio cuatro tarjetas en sus 12 partidos como albiazul



 J.J. PEDRAJAS (Diario Córdoba)
Fotografía: huelva24.com
  
El Córdoba ya tiene el lateral derecho que Paco Jémez pidió "urgentemente" hace una semana. Como ya adelantó este diario en su edición del pasado martes, se trata de Ximo Navarro. La negociación a tres bandas, que se ha gestionado con bastante celeridad, concluyó anoche con la rescisión del contrato de cesión que unía al jugador con el Recreativo de Huelva hasta final de temporada. De esta forma, el Mallorca, propietario de los derechos del granadino, pudo formalizar anoche un nuevo préstamo, esta vez al Córdoba.

Las necesidades en el lateral derecho quedan así cubiertas con Ximo Navarro, que hoy mismo pasará reconocimiento médico con su nuevo club y posteriormente firmará su compromiso con la entidad blanquiverde para lo que queda de campaña. No se descarta, incluso, que el futbolista entrene por primera vez a las órdenes de Paco Jémez.

Navarro aseguró ayer a este diario que está "muy contento" con su fichaje por el Córdoba, asegura que "no tengo muchas referencias" y que "ni he coincidido ni me he enfrentando" con ninguno de sus compañeros. El jugador, además, ve "muy bien" el hecho de llegar a un equipo que "tiene aspiraciones" y que "le gusta jugar al fútbol y es ofensivo, por lo que he visto en un par de partidos". Por último, sobre su nuevo técnico, explicó que "varios compañeros del Recre me han dicho que le gusta jugar al ataque y eso encaja con mis características porque me gusta subir, aunque nunca me olvido de que soy defensa".

Jémez cuenta ahora con tres jugadores en la derecha de la zaga: Navarro, Fernández y Cerra, que estará lesionado al menos un mes, mientras que Cristian se recupera a buen ritmo.

martes, 24 de enero de 2012

0-0. Sin tino, pero brillante

 http://www.minuto90.com/gestor/ficheros/1.cordoba-celta1.jpg 
Abrumador dominio califal, excepto en la recta final de choque

 

* minuto90.com

 

Duelo de aspirantes en toda regla. Eso sí, uno mucho más rácano que otro. Mientras que los de Paco Jémez mostraron sus cartas desde el minuto uno, los celestes únicamente enseñaron sus uñas en los últimos pasajes del duelo, aspecto respetable, dicho sea de paso. Los blanquiverdes ratificaron, una vez más, que son un serio aspirante a todo, si bien adolecieron de gol, ese elemento que te encumbra en choques decisivos como el de la fría mañana dominical. Pese a ello, las sensaciones fueron gratas, de equipo grande. Solo el súbito esfuerzo físico maniató algo a un plantel que salió reforzado, pese al empate, de cara a un exigente tramo liguero. Aunque la sensación de los instantes finales fue la de choque abierto, nada de nada. El duelo tuvo un único dueño durante 82 minutos, el Córdoba CF. Séptimo clasificado, 34 puntos, a dos de la zona de play off y todo un mundo por jugar. La próxima jornada, nueva reválida, y de órdago. Ah, del Plus mejor no hablar. 1 victoria de 15 retransmisiones. Una más para el anecdotario.


Para el encuentro ante los vigueses, Jémez contaba con las obligadas bajas de Cerra y Charles, por lesión, y David Prieto, sancionado tras su expulsión en la Nueva Condomina. La nota positiva, que la hubo, fue el retorno a la titularidad de José Manuel Fernández, el cual alternó en la zaga junto a Gaspar, Tena y Fuentes. La medular, la de gala. El excéltico López Garai y Javi Hervás, cerebros cordobesistas, con Borja García y López Silva pegados a la cal. Arriba, Carlos Caballero desbancó a Pepe Díaz de la titularidad. Javier Patiño, su acompañante.


Paco Herrera, pese a las ausencias por lesión de Roberto Lago y Adrián Túñez, presentó en el coliseo ribereño quizá el plantel más competitivo de los últimos años. Los número no mienten y el Celta de Vigo llegaba al Nuevo Arcángel con la vitola de ser uno de los equipos más goleadores de la categoría. Sus 35 tantos así lo reflejaban. Además, en sus últimos cinco compromisos, los vigueses solamente encajaron un solo tanto, por lo que la competitividad de los celestes estaba más que demostrada. Yoel bajos palos, con Hugo Mallo, Oier, Catalá y Bellvis en defensa; Oubiña y Alex López, catalizadores del juego gallego, con una tripleta por delante con De Lucas, Bermejo y Orellana; David Rodríguez, pretendido antaño por el Córdoba CF, referencia ofensiva visitante.


Los compases iniciales de partido fueron el preludio de lo que se vislumbraría en el primer acto, y si me apuran, casi todo el encuentro. El Córdoba CF, con fases de gran juego, dominó a su antojo a los de Paco Herrera. Juego por ambas bandas, triangulaciones en espacios apenas existentes y control absoluto del cuero, con muchos hombres por delante de él. Con esas armas era lógico que a los dos de partido ya gozaran de la primera ocasión de gol. Carlos Caballero, en posición algo escorada, envió su potente derechazo en el lateral de la red.


Poco después fue Gaspar el que gozó de su opción para inaugurar el luminoso. El veterano capitán califal, tras prolongación de Patiño, cabeceo alto ante la oposición de David Catalá. Dos ocasiones en tan solo seis minutos. El panorama, como se suele decir, pintaba bien.


Los celestes –de rojo en el Nuevo Arcángel- apenas inquietaban a un Alberto García que tenía que acercarse a la frontal del área para notar unos tímidos rayos de sol que le ayudaran a mantener la temperatura corporal. Un par de saques de esquina y poco más. La asfixiante presión cordobesista contribuyó, y mucho, a percibir esa relativa tranquilidad defensiva.
Las ocasiones, sin ser en avalancha, se sucedían. López Silva, con el lanzamiento de una falta desde la frontal, gozó de la mejor del primer acto. Yoel, muy acertado, despejó desde la misma línea de gol el golpeo del onubense. Por cierto, la falta previa de Bellvis –fue amonestado- sobre Caballero se produjo fuera del área. Precisamente, el lateral izquierdo vigués debió tomar camino de la caseta un minuto después si Pino Zamorano se hubiera atrevido a mostrarle la segunda cartulina amarilla por una dura entrada en la banda de Preferencia. No fue así, y pese a las protestas de los más de 11.000 fieles congregados en las gradas, el Celta de Vigo continuó con once sobre la hierba.


Pese a atravesar una fase de menor intensidad en sus acciones, los hombres de Jémez continuaban con su idilio con el balón, el mejor amigo de los califales esta temporada. Nuevamente Carlos Caballero pudo adelantar a los blanquiverdes en un uno contra uno con Yoel con demasiados metros por delante. El madrileño, algo lento en su acción, se dejó arrebatar el cuero por un Oier mucho más rápido. No importaba, las sensaciones estaban por delante de los tantos.
El descanso se acercaba, pero antes otra magna ocasión. López Silva, con un disparo desde la frontal, limpió las astillas del poste izquierdo de Yoel. Hubiera sido la guinda a un gran primer tiempo, de lo mejor visto esta temporada en el Nuevo Arcángel. Sería injusto destacar a algún jugador cordobesista, por lo que el descanso decretado por Pino Zamorano era más que merecido.


Tras la salida de vestuarios cada uno seguía a lo suyo. El Córdoba CF trataba de poner la cordura, la serenidad, el juego. Mientras, los de Herrera se limitaban a capear el temporal. Prueba de ello, el doble cambio al poco de la reanudación. Bermejo y David Rodríguez, referencias ofensivas en el Nuevo Arcángel, dejaron su sitio a jugadores de perfil algo más defensivo como Toni y Joan Tomas.
Fuera por esa circunstancia o no, el Celta dio el primer aviso serio de la mañana. Un centro de De Lucas desde banda derecha llegó a Joan Tomas en el segundo palo. El disparo del recién incorporado se estrelló en el lateral de la red. Casi a renglón seguido fue Fabián Orellana quien enmudeció al Nuevo Arcángel con un centro desde línea de fondo que no encontró rematador. Todo ello dejaba a las claras que no se podía jugar con fuego.


Herrera agotó el cupo de sustituciones dando entrada a Bustos por Alex López, todo lo contrario que Jémez, que hizo su primera ingresando a Díaz por Javi Hervás. Este cambio provocó que Carlos Caballero formara pareja en el doble pivote junto con López Garai, dejando la parcela ofensiva para Patiño y el propio Díaz. Poco duró el dibujo táctico ya que la entrada de Vico en banda derecha propició que Borja García actuara como segundo falso delantero.


La recta final estaba ahí y el Celta fue ganando en espacios conforme corrían los segundos. De Lucas, tras una gran galopada por banda derecha, y Joan Tomas, tras volear desde el punto de penalti, hicieron temer lo peor. El Córdoba CF, lógico, llegó prácticamente fundido a los últimos minutos de partido. El esfuerzo físico pasó factura a un conjunto que mereció finiquitar el partido mucho antes y que, pese a todo, terminó con una distancia abismal entre líneas. Cosas de fútbol. El pitido final llegó y los puntos se repartieron en una gran mañana de fútbol en la que pudo pasar de todo, en cuanto a resultado se refiere.


Córdoba CF 0 – Celta de Vigo 0


Córdoba CF
: Alberto García, Fernández, Gaspar, Tena, Fuentes, López Garai, Javi Hervás (Pepe Díaz, m.64), Borja García, López Silva (Quero, m.74), Carlos Caballero y Patiño (Fede Vico, m.70).


Celta de Vigo
: Yoel, Hugo Mallo, Oier, David Catalá, Bellvis, Oubiña, Alex López (Bustos, m.63), De Lucas, Bermejo (Toni, m.52), Orellana y David Rodríguez (Joan Tomas, m.52).
Árbitro
: Pino Zamorano (C. Castellano-Manchego), auxiliado por Escudero Sánchez y Escribano Pérez. Amonestó al blanquiverde Carlos Caballero, así como a los celestes Bellvis, Alex López, Bustos, Toni y De Lucas.


Incidencias
: Encuentro correspondiente a la 21ª jornada de la Liga Adelante disputado en el Nuevo Arcángel ante 11.255 espectadores. Antes de comenzar el encuentro, se guardó un minuto de silencio por Dña. Maria del Carmen Rubio, madre del jugador cordobesista David Cerra. Lourdes Mohedano, gimnasta cordobesa que estará en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, realizó el saque de honor.


video

 Fuente: marca.com

domingo, 15 de enero de 2012

El gol no es un debate

http://videos.grupojoly.com//0001004500/0001004767.jpg
El Córdoba se sobrepone a la tempranera expulsión de David Prieto para elaborar en la segunda parte una obra de arte que todos olvidarán porque no la acompañaron los números 

IGNACIO LUQUE (Diario Córdoba)

+ imagenes en eldiadecordoba.es
 
En donde todos piensan igual, nadie piensa mucho. Para la galería quedan declaraciones de muchos que se confiesan enamorados de que se aporten ideas porque enriquece el diálogo y, a través de él, llegan las acciones que finalicen en triunfo. Sin embargo, esos mismos son los que en ocasiones no admiten ni la más mínima sugerencia (no digamos ya crítica) para la mejora del grupo. Aquel al que no paran de darle palmadas en la espalda, como sea parte de un equipo... poco tiempo le queda a ese grupo para denominarse equipo. Sea este deportivo o no. Es un concepto que sobrepasa cualquier ámbito. Cuando existe una diversidad en la opinión, aunque este afecte a un solo matiz, a un "pequeño detalle" como le gusta decir a Paco Jémez, y el mismo se ve casi como una agresión... Mal vamos.

Viene todo esto a colación porque hace ya meses, allá por octubre, se avisó desde aquí de la falta de gol de este Córdoba y no faltaron los palmeros, aquellos de "si no estás conmigo estás en contra de mí", los de la adhesión inquebrantable propia de otros tiempos, los que saltaron incluso antes que los propios interesados, para defender lo indefendible, interpretando la crítica, siempre constructiva, como un ataque preventivo y no como una indicación para la mejora futura. Y no hubo forma. Mejor mirarnos el ombligo y quedarnos con el primer árbol que vemos sin pensar si hay un bosque o no.

Insistimos: mucho mejor, más productiva, es la lealtad que la fidelidad. Esta última es un seguimiento ciego y, por lo tanto, carente de espíritu crítico. Quien se mantiene leal reconoce las virtudes, como se ha hecho hasta ahora y se hará, indefectiblemente, hoy, pero reitera los defectos. Porque el objetivo es, siempre, mejorar, lo cual no significa que no se alaben los aciertos, tal y como se ha hecho hasta ahora. Sin ir más lejos, los de hace cuatro días.
En aquel mes de octubre (tiempo ha) insistíamos en que a este Córdoba no le salía la ecuación resultante de esfuerzo más calidad más fútbol generado más ocasiones. Cuando se ponía el resultado igual... en demasiadas oportunidades era cero o uno. Los números no cuadraban.

Carlos Caballero, con el acompañamiento de Javi Hervás, dieron una lección durante 45 minutos de caminos de pase, de golpear en el corazón del enemigo, de funcionar y hacer funcionar a su equipo, pero convirtieron al conjunto blanquiverde en un AVE a 300 kilómetros por hora y con clase club incluida, pero sin estación de llegada.

Porque fue lo que le ocurrió al Córdoba en Murcia. Al tren le costó arrancar, pero cuando lo hizo parecía que no hubiera nadie capaz de detenerlo. El pase de Caballero a Patiño para el gol blanquiverde, plástico. El de Hervás a Fede Vico (de nuevo el Multicentrum cordobesista), anulado por Amaya finalmente, de genio. El tren de lujo no iba a ninguna parte.

Y como en octubre, como en Barcelona hace pocos días y en tantos y tantos otros estadios y encuentros en lo que se lleva de temporada, todo resultó inane. Los últimos 15 metros para el Córdoba se convierten en un infierno. Los equipos con los que sigue luchando por mantenerse ahí arriba necesitan la mitad de la mitad de lo que deben generar los blanquiverdes para perforar la portería rival.
Se marcaron tres goles en un partido y otros tres en otro y se sacó pecho, asegurando que no había debate, que era ficticio, que la crítica no buscaba mejorar, sino tensar. Sigue habiendo tiempo para recapitular. Buscar alternativas. Algunas de ellas están en la plantilla, además de la ausencia por lesión de algún elemento.

Pero sea como fuere, el Córdoba perdió ayer por su falta de gol. Y este no es un debate, sino una realidad de hace meses.

Viene todo a ello a colación por la trayectoria de este Córdoba de la 2011/12, este Córdoba de Paco Jémez, este Córdoba de Juan Luna Eslava, este Córdoba de Carlos González... Y este Córdoba de los casi 8.000 socios que apostaron por él el pasado verano, que además quieren que les acompañen en esa apuesta los cordobeses que faltan en El Arcángel cada fin de semana y que seguro que el próximo domingo estarán ante el Celta de Vigo.

Porque la dimensión de este Córdoba es la que demostró anoche en la Nueva Condomina. Un equipo que llega de visitante y quiere jugar con tres defensas, al que le expulsan a los seis minutos a uno de ese trío, que acusa el momento durante más de media hora y que tiene arrestos, capacidad, juego, cabeza, en definitiva... fútbol suficiente como para provocar que el rival se meta atrás en su campo para confiar en un contragolpe. Y ese lujo se lo concedió el Córdoba al Murcia en esa segunda mitad apenas un par de veces. Porque en esos 45 minutos el Córdoba fue un vendaval de fútbol. Y no se puede dejar en el tintero el sacrificio de algunos hombres para que su equipo fuera ese tifón futbolístico: jugadores como López Garai, inconmensurable, o Borja García, entregado a lo que su técnico ha dispuesto sobre el tapete, merecen un detalle especial. Y un pasito por encima de ellos, ayer, alguien del que también avisábamos que debía ser importante y que ha transformado el futuro en presente. Carlos Caballero dio una lección de calidad, sí, de visión, también. Pero aún tuvo tiempo de aportar esfuerzo y solidaridad.

 - Ficha del partido:

     2 - Real Murcia: Alberto; Molinero, Jorge García, Iván Amaya, Rubén Párraga; Iturra, Richi (Cerrajería, minuto 71), Isaac, Óscar Sánchez (Sutil, minuto 63); Emilio y Cristian García (Chando, minuto 79).
     1 - Córdoba Club de Fútbol: Alberto García; David Prieto, Gaspar, Fuentes; López Garai, Javi Hervás, López Silva (Fede Vico, minuto 46), Borja García, Carlos Caballero; Pepe Díaz (Balsas, minuto 86) y Patiño (Quero, miinuto 77).

     Goles: 1-0. Minuto 16: Emilio. 2-0. Minuto 40: Richi. 2-1. Minuto 57: Patiño.
     Árbitro: José Luis Lesma López, del comité madrileño. Mostró la tarjeta amarilla al local Jorge García y al visitante Carlos Caballero y expulsó al local Emilio, por doble amonestación en el minuto 65, y con roja directa al visitante David Prieto, en el minuto 6.

     Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima jornada de la Liga de Segunda División que se disputó en el estadio Nueva Condomina de Murcia ante unos 8.000 espectadores.

  video
Fuente: marca.com

jueves, 12 de enero de 2012

Viaje del orgullo al dolor

http://videos.grupojoly.com//0001002500/0001002826.jpg
El Córdoba se rehace de una horrorosa primera parte pero Alvaro Vázquez le roba los cuartos a dos minutos del final

IGNACIO LUQUE (Diario Córdoba)
  • Espanyol: Edgar Badia; Raúl Rodríguez, Amat, Héctor Moreno (Javi López, min.55) , Dídac; Romaric (Rui Fonte, min.76), Forlín; Weiss (Thievy, min.55), Sergio García, Verdú y Álvaro.

    Córdoba: Arias; Cerra (Borja, min.46), D. Prieto, Tena, Fuentes; Quero (Vico, min.36), Alberto A., Juan Hervás, López Silva; Pepe Díaz (López Garai, min.80) y Patiño.

    Goles: 1-0, min.9: Álvaro; 2-0, min.20: Álvaro; 3-0, min.35: Dídac; 3-1, min.39: Alberto Aguilar; 3-2, min.49: Pepe Díaz; 4-2, min.89: Álvaro.
    Árbitro: Clos Gómez (comité aragonés). Amonestó a David Prieto (min.11), Verdú (min.15) y Vico (min.54).

    Incidencias: Partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio de Cornellá-El Prat ante 22.109 espectadores.
Pues no. Nada de lamentos. Ni de quejas. Ni tan siquiera un "ay, míreme usted esto que ha hecho o ha dejado de hacer". Y las primeras letras, con perdón, hay que juntarlas pensando --pásmense-- en los agradecimientos. Porque hay que reconocer mucho a este Córdoba en general y a su competición copera en particular. Primero, a quienes hayan confeccionado esta plantilla. Da igual quién o quiénes. Algunos, instalados todavía en lo que ha sido tradicionalmente el Córdoba Club de Fútbol, continúan reclamando méritos. Para sí o para otros (por supuesto, amigos de toda la vida que buscan una medalla con la misma ansia que las vírgenes mártires).

A todos los componentes de la plantilla, incluidos por supuesto los que ayer tuvieron una actuación que hasta duele comentar. El segundo agradecimiento es para el que manda al grupo. Esta versión 2.0 de Paco Jémez (no nos cansaremos de reiterarlo) está dando estos frutos merced a detalles que a la 1.0 se le escapaban. Honor y reconocimiento a un técnico, y a su segundo, Rafael Reyes, que están optimizando al máximo una plantilla justita que está en Liga en donde está (inimaginable) y que en Copa ha metido a casi 20.000 personas en El Arcángel y que no ha llegado a cuartos por un simple concepto: hace tiempo, un ex entrenador blanquiverde aseguró, en petit comité , que "los últimos 10 minutos de un partido no son de los entrenadores. Son de los jugadores. Ellos los gestionan". Esa gestión de los blanquiverdes fue desastrosa.

Jémez hizo un buen once titular. Y realizó unos cambios simplemente espectaculares (por el resultado que dieron). Hasta donde él pudo, el Córdoba estaba en cuartos de final de Copa. Ay, pero sus jugadores se empeñaron en desmontarle el trabajo. La primera parte fue, simplemente, horrorosa. Un centro del campo prácticamente ausente sacó a relucir todas las vergüenzas de la defensa cordobesista, especialmente en los centrales y en la banda derecha. Sergio García recordaba al que consiguió una plaza en la selección española campeona de Europa. Verdú maniobraba con una libertad absoluta, Alvaro Vázquez se convertía en el clon del mejor Van Basten y a Romaric solo le faltaban las rastas para hacer lo propio con Gullit. Un Córdoba ausente en esos primeros 45 minutos sufrió casi una docena de ocasiones, la mayoría clarísimas. Los tres goles pericos eran muy cortos y el tanto de Alberto Aguilar, a fuerza de ser sinceros, resultó un milagro.

El Córdoba cuajó una primera parte horrorosa; sin presión en el centro del campo y con la defensa descolocada continuamente, el 3-1 al descanso fue, simplemente, un milagro
La entrada de Borja y de Fede Vico cambió la cara al encuentro. Los de Jémez pudieron cerrar la eliminatoria, pero faltó acierto en los metros finales. Alvaro Vázquez no perdonó
Pero tras el descanso, la entrada de Borja y la presencia desde los últimos minutos del primer acto de Fede Vico, ambos fundamentales, cortocircuitaron al Espanyol. La banda derecha, hasta entonces territorio catalán, se reconquistó, reapareció para el Córdoba. Así como la opuesta. El gol de Pepe Díaz, a centro del canterano cordobesista fue un mazazo para los locales. Los de Jémez lo aprovecharon, pero solo en el juego. El balón era por primera vez del Córdoba, que por momentos parecía casi gustarse. Los de Pochettino transformaron la fluidez de la primera mitad en un bloqueo monumental en la segunda. No lograban salir con el balón controlado, el centro del campo blanquiverde presionaba tras la pérdida y recuperaba en terreno perico. Parecía increíble.

Después de estar fuera de la Copa por el 3-0 a la media hora de encuentro y volver a meterse con los goles en minutos vitales, al conjunto blanquiverde le faltó el instinto asesino. El Espanyol le enseñó la yugular al Córdoba y este no pasó de darle un besito en el cuello. Las ocasiones de Patiño y de Pepe Díaz se desperdiciaron incomprensiblemente. Aun así el Córdoba no le perdía la cara al encuentro, ni mucho menos. Se sabía en la siguiente ronda e intentó esconder el esférico. Pero el catalán es un equipo de Primera y ayer lo demostró. Tuvo paciencia para llegar a los últimos minutos y confiar en el arreón final. Ese último cuarto de hora de encuentro se convirtió en la tumba para el Córdoba, que se encontraba roto físicamente.

Con todo, las virtudes espanyolistas volvieron a aparecer por errores visitantes. No se puede conceder tanto, y menos a un Primera División. Arias, hasta el momento inconmensurable con casi media docena de paradas de muchísimo mérito, erró en el saque de puerta. El balón, finalmente, llegó al verdugo blanquiverde en la eliminatoria: Alvaro Vázquez levantó el esférico ante la media salida del boliviano.

Después de eliminar al Murcia, al Huesca y al Betis, el Córdoba caía de manera dolorosa en la Copa, apenas a dos minutos del final, tras reconectarse a la misma con un esfuerzo inhumano y sobreponerse a una horrorosa primera mitad. El dolor era inevitable, sobre todo por la forma. Pero con ese dolor se mezclaban otras sensaciones. ¿Pena? Sí. ¿Reconocimiento? También. ¿Orgullo? Todo. Y agradecimiento.

video

Fuente: marca.com

domingo, 8 de enero de 2012

El Córdoba reanuda la Liga con una victoria (1-0)

http://www.minuto90.com/gestor/ficheros/1.cordoba-girona1.jpg 
Los de Jémez vuelven a puestos de fase de ascenso y hunden al Girona

EFE 08/01/2012
 
El Córdoba se reencontró con el triunfo en la Liga tras dos jornadas sin ganar al vencer por 1-0 al Girona con un gol de Borja García tras un rechace de Santamaría, que le había parado su lanzamiento de penalti.
     El equipo andaluz vuelve a puestos de fase de ascenso y deja al Girona un poco más hundido en la tabla.
     En un ambiente gélido, el Córdoba se encontró a un Girona bien posicionado sobre El Arcángel y que con el paso de los minutos fue haciéndose con el dominio del partido.

     El primer aviso de los visitantes llegó al cuarto de hora, cuando el meta cordobesista Alberto García se lució tras un lanzamiento de falta de Jandro. Su rechace lo remató a la red Dorca, pero el colegiado Martínez Munuera señaló fuera de juego.

     Cinco minutos después fue el cordobés del Girona Juanlu Hens el que pudo abrir el marcador, pero, cuando lo tenía todo a favor en el área pequeña, su remate lo sacó bajo los palos el zaguero local Fuentes desde el suelo.

     Cuando peor pintaba el partido para los blanquiverdes, en una acción aislada ayudada por un desajuste defensivo del Girona, el balón llegó a los pies de Carlos Caballero en el punto de penalti y, cuando se disponía a disparar, Moha lo zancadilleó.

     El árbitro señaló la pena máxima, que en primera instancia falló Borja García, o mejor dicho paró Santamaría, pero tuvo la mala suerte de que su despeje volvió a los pies del madrileño, que marcó el 1-0 antes de llegarse a la media hora.

     Con esa exigua ventaja se llegó al descanso. Tras la reanudación, el Córdoba salió decidido a sentenciar el partido, pero de nuevo las mejors ocasiones fueron para el Girona.
     A los diez minutos, Dani Nieto tuvo el empate en un mano a mano ante Alberto García, pero el meta catalán del Córdoba volvió a salvar los muebles para su equipo.

     En la acción siguiente fue el cordobesista Quero el que pudo marcar el 2-0, pero Santamaría emuló al meta local. Sin tregua, Benja volvió a tener una ocasión para el equipo de Raúl Agné, que le había dado entrada instantes antes, pero el exjugador del Barcelona B cruzó en exceso su disparo cuando encaraba solo a Alberto.

     El Girona siguió intentándolo, pero fue el Córdoba el que pudo ampliar la ventaja, primero con un cabezazo de Alberto Aguilar que se estrelló en un poste de Santamaría, a doce minutos del final, y posteriormente con una buena intervención del meta del cuadro gerundense tras un disparo desde la frontal de Fede Vico.

     Sin embargo, en el primer minuto del tiempo añadido, Óscar Díaz de nuevo pudo hacer el empate para los visitantes, pero el marcador ya no se movió para devolver al Córdoba a la zona noble y situar al Girona, que sigue antepenúltimo, lejos de la salvación.
    
     - Ficha técnica:
     1 - Córdoba: Alberto García; Cerra, Gaspar, David Prieto, Fuentes; Borja García (Fede Vico, m.4), López Garai, Javi Hervás, Quero; Carlos Caballero (Alberto Aguilar, m.57); Patiño (Pepe Díaz, m.76).
     0 - Girona: Santamaría; José (Óscar Díaz, m.56), Tortolero, Migue (Garmendia, m.78), Moha; Juanlu Hens, Dorca, Tébar, Dani Nieto (Benja, m.56); Jandro y Coro.

     Gol: 1-0, M.27: Borja García, en el rechace de su lanzamiento de penalti que despejó Santamaría.
     Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonestó al cordobesista Caballero y a los visitantes Dorca y Moha.

     Incidencias: Partido correspondiente a la decimonovena jornada de Segunda disputado en el Nuevo Arcángel ante unos 7.500 espectadores.

video

Fuente: marca.com

viernes, 6 de enero de 2012

Los goles del CCF 2-1 Espanyol en Directv Sports (para Sudamérica)

http://www.cordobacf.com/repositorio_new/Raiz/PARTIDOS%20COPA%20DEL%20REY%2011-12/CCF-ESPANYOL/_JLG90932012-01-06b.jpg

Por granvega en foro cordobesista


Igual os acordáis de aquella curiosa retransmisión para Sudamérica del gol de Jorge Luque al Racing y el 'Cordobazo' en el Sardinero: http://www.laligaennumeros.es/2010/11/el-gol-de-jorge-luque-cordoba-en.html

El partido de anoche también lo retransmitieron por Directv Sports. Aquí os dejo el audio de los goles y un saludo que nos mandó el narrador (Hernán Feler) a Toni Cruz y a mí




------------------------------------------------------------
Otros canales internacionales:




Magia en El Arcángel (Diario Córdoba)

Mágico y épico (2-1)

El Córdoba de los menos habituales remonta a un Espanyol en inferioridad, deja la eliminatoria abierta y se sobrepone a una desdichada primera parte. El apoyo de la grada resultó vital

IGNACIO LUQUE

2 - Córdoba: Carlos Arias, Fernández, David Prieto, Tena (Balsas, min. 78), Fuentes; Borja García, Taira (Fede Vico, min. 58), Alberto Aguilar, Quero; Caballero; Pepe Díaz

1 - RCD Espanyol: Kiko Casilla; Galán, Raúl Rodríguez, Héctor Moreno, Dídac; Forlín, Romaric (Cristian Gómez, min. 65); Sergio García, Verdú, Thievy (Cristian Alfonso, min. 81); Álvaro (Cristian Álvarez, min. 53).

Goles: 0-1, min. 38: Sergio García; 1-1, min. 80: Borja García; 2-1, min. 84: Carlos Caballero.

Arbitro: Undiano Mallenco (Colegio Navarro). Expulsó con roja directa en el min. 52 a Kiko Casilla y amonestó al cordobesista Alberto Aguilar.

Incidencias: Partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey, disputado en El Arcángel ante más 19.311 espectadores, casi lleno.La noche más hermosa. La soñada. O casi. Lo que se vivió en el estadio municipal El Arcángel será difícil de olvidar en mucho tiempo. La afición y la ciudad respondieron y casi 20.000 personas se dieron cita para ver al equipo de Paco Jémez quien, sin embargo, debió sacar un once titular que se alejaba mucho del que semana tras semana se bate en la lucha de la Segunda División, en la que está situado a tres puntos del ascenso directo. Entre la responsabilidad liguera que espera el domingo, lesiones y enfermedades, el técnico no tuvo más remedio que colocar a Taira en el puesto teórico de Hervás, junto al punta de referencia y ayudando a la línea del centro del campo. Para ser su debut oficial en competición no se le puede tratar con excesivos remilgos al portugués: estuvo correcto.

Salvo un chispazo de Borja y un pase, precisamente de Taira a Pepe Díaz, la primera media hora de encuentro estuvo marcada por la lucha en el centro del campo. El Córdoba no conseguía sintonizar sus piezas correctamente y, sobre todo, no lograba que el achique de espacios fuera el justo para quitar el balón al Espanyol. Apenas trenzó jugadas hilvanadas, las que son una constante en el campeonato liguero, pero al menos obligaba a los de Pochettino a luchar cuerpo a cuerpo por la posesión, por lo que los pericos no tuvieron más remedio que tirar de la calidad individual de algunos de sus componentes, como Sergio García, que ya en el minuto 8 puso un nudo en cada una de las 19.311 gargantas que apoyaban sin cesar a los suyos.

Paradójicamente, el mazazo llegó cuando el Córdoba entraba en la recta final de esa primera parte intentando combinar y buscar asociaciones, como la de Quero y Fuentes, que finalizó con una gran intervención de Casilla. Una jugada sin aparente peligro acabó con varios rebotes en el área pequeña cordobesista y Sergio García fusiló a la red. No había estado el Córdoba espectacular en el juego, quizás algo por encima de lo correcto, pero era demasiado premio para los catalanes, que al regreso de vestuarios pudieron sentenciar con un disparo de Thievy al que respondió Carlos Arias con solvencia. Borja intentaba echarse el equipo a la espalda y para ello tuvo como colaborador a Carlos Caballero. De una jugada de ambos surgió la respuesta blanquiverde, con un toque sutil de Taira que no logró el objetivo por centímetros.

Y, a continuación, la jugada que marcaría el resto del encuentro. Tras un fallo defensivo perico, Pepe Díaz se hizo con el balón y se adentró en el área rival, cruzándose con Casilla. Undiano pitó penalti y mandó al portero espanyolista a la ducha. Un inconveniente más hubo de encontrarse el Córdoba al fallar el cuco la pena máxima, pero los blanquiverdes ya estaban decididos a quemar las naves. Y su técnico también. Introdujo a Fede Vico, que resultó pieza importante para cambiar el signo del encuentro, así como a Hervás y a Balsas. Fuentes fue transformándose progresivamente en una fuerza lumínica a la que seguían sus compañeros con fe ciega. Quero o Fede Vico, bajo ese haz del de La Fuensanta, parecieron otros jugadores. Caballero tocaba balón con más asiduidad, con más intención, con diferentes perspectivas y ángulos a los que mandarlo. Desde el verano se advirtió que en el futuro debía ser importante. Aquel futuro ya es presente. Y Borja estuvo en estrella. La grada rugía porque se palpaba que algo grande iba a ocurrir. Y esos 19.311 tuvieron la

El Córdoba se sobrepuso al infortunio y aprovechó la superioridad para atosigar a un rival de Primera División; la eliminatoria continúa abierta y se resolverá en Cornellá-El Prat

Muchos no habituales en El Arcángel a buen seguro repetirán en Liga tras disfrutar de lo vivido anoche; los 19.311 cordobeses que se dieron cita estuvieron de sobresaliente

energía para transmitir a los 11 de abajo que la fe y la ilusión continuaban intactas, que creían en ellos.

Las subidas de Fuentes, los detalles de Borja (¿cuántos saques de esquina forzó el madrileño anoche?) y la visión de Caballero empezaron a crear innumerables problemas a los pericos, que ya apenas aleteaban, intentando levantar el vuelo sin éxito.

Los locales se subieron al ariete que formó El Arcángel en forma de gritos de ánimo y golpearon la puerta espanyolista una y otra vez. El primer empellón, a cargo de Quero y Fuentes. Otro, de nuevo Fuentes con Pepe Díaz. Topetazo a modo de cabezazo de Alberto Aguilar. Y así, más y más impactos. De Fede Vico, de David Prieto... Y tuvo que ser Borja García el que echara abajo la resistencia catalana con la ayuda de la espalda de Pepe Díaz.

El Arcángel soltó un grito de júbilo que probablemente se pudo escuchar en kilómetros a la redonda. Pero el equipo, este Córdoba de la 2011/12, siempre quiere más. Apenas dos minutos después las constantes subidas de Fuentes tenían su premio. Caballero les dio lustre con un espléndido disparo que dejó a Cristian Alvarez convertido en estatuta de sal.

Y aún pudo ser más. Fede Vico puso el descaro que da la juventud para sacarse un disparo cruzado, casi desde la esquina del área, ante el que el portero espanyolista solo pudo responder rozando con los dedos, lo suficiente para desviar a córner.

La noche era completa. El Arcángel se dedicó a botar en actitud festiva, primero, y luego a Enlacerealizar la ola. El resultado, demasiado apretado para una eliminatoria copera, era lo de menos. Se había conseguido el objetivo, que era el triunfo. Después de meses reclamando respaldo a la ciudad, este Córdoba le devolvió el apoyo recibido con una victoria ilusionante que cerraba una jornada inolvidable. La magia abrazó El Arcángel.


+ imagenes del partido en eldiadecordoba.es



Enlace video


Enlace del video en marca.com