sábado, 18 de febrero de 2012

Un merecido 'frigopie' (diario Córdoba)

http://www.cordobacf.com/repositorio_new/Raiz/PARTIDOS%20LIGA%2011-12/NUMANCIA-CCF/numancia_cordoba20120217_00382012-02-17b.jpg
 El Córdoba cae con estrépito en Soria tras desaparecer en la segunda parte y no adaptarse a una parte del campo, completamente helada, prolongando así su mala racha lejos de El Arcángel 


 Ignacio Luque Diario Córdoba

Nada más terminar el encuentro de anoche en Soria, la afición blanquiverde se debatía entre dos preguntas: ¿Ha perdido el equipo por el frío y el hielo en una de las áreas? ¿Han faltado cosas para disputar el triunfo? Pues habrá que discernir entre derrota y goleada. El Córdoba perdió por deméritos propios, ya que solo disputó el triunfo durante 50 minutos, además de manera light , a las formas y circunstancias que nos tiene acostumbrados este Córdoba que empieza a marcar una diferencia cuando actúa como local o como visitante. Y esa pelea durante apenas una mitad es demasiado poco para merecer los tres puntos. Ni tan siquiera uno. Sobre todo en una Segunda División en la que cualquiera, y no hace falta recordar Guadalajara, te pinta la cara. Ahora bien, la estrepitosa goleada de anoche fue resultado de una asombrosa desconexión tras el 2-0 en contra sumada a un área para defender, la que a duras penas protegía Alberto García, en la que los únicos que mantenían la verticalidad eran los jugadores rojillos.

Así que el análisis habrá que hacerlo solo cuando hubo fútbol, esto es, durante los primeros 45 minutos y los cinco primeros de la segunda parte. Y, por desgracia, ahí tampoco los de Jémez sacaron un buen balance. Ni numérico, ni de sensaciones, ni de juego. Las tres novedades que incluyó el técnico blanquiverde estaban en la defensa, con Tena por David Prieto y Fuentes por Ximo Navarro, y en el centro del campo, en la que el sancionado López Silva era sustituido por Dubarbier. El Francés empezó queriendo llegar a todo y terminó por no alcanzar a casi nada. La mejor ocasión de los visitantes fue suya, solo ante Zabal, pero le cayó en la pierna mala y no tenía la claridad de ideas suficiente para resolverla satisfactoriamente. Le pudieron las ganas, que en todo caso no es mal síntoma.

Mientras el Córdoba estuvo conectado se pudo ver alguna pincelada del equipo que suele verse en El Arcángel. Patiño peleándose con los elementos, buscando vías de agua en la defensa rival y poniendo problemas al equilibrio rojillo. Fernández subiendo por banda con más criterio que acierto final y López Garai intentando cortar juego, lo que forzaba a los locales a balones largos a las bandas. Alguna aparición esporádica de Caballero y las ganas del zurdo cedido por Lorient de agradar y demostrar que tiene sitio en el equipo. Y poquito más. ¿Dónde estaban los hombres de calidad de la escuadra blanquiverde? ¿Dónde la intención de combinar para hacer daño al enemigo? ¿Dónde se quedaron las jugadas de al menos cuatro pases? ¿Qué digo cuatro? ¡Tres, al menos! La primera parte se jugó parecida a como quería el Numancia. Su enemigo ni tan siquiera intentó disparar desde fuera del área para ver si así, en un bote contra el hielo el balón hacía un arabesco.

O si en un centro al punto de penalti Zabal, Culebras o Cabrera tenían dudas sobre el terreno que pisaban. El Córdoba jugaba como lo hace de visitante desde hace tiempo. No hay adaptaciones. No hay matices ni circunstancias. Y con ello facilitó la labor del local que, para colmo, le remató en uno de sus puntos flacos: a balón parado. Juanjo remató impecablemente de cabeza una falta lateral sacada por Julio Alvarez al borde del descanso. En realidad, ahí se perdió ya el encuentro. ¿Más feo? Seguro. ¿Más práctico? También. Pero esta vez, el Córdoba no se llevaría ni tan siquiera el premio a la estética, simplemente porque desapareció.

  video

Fuente: marca.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario